La detección precoz, el estudio del factor genético y los avances en los tratamientos son las principales claves que nos acercan a un mejor pronóstico en el cáncer de mama, incluso en los estadios avanzados.

Se estima que más de 32.536 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de pecho en el año 2019, situándose entre los más frecuentes de la salud femenina. Pero, afortunadamente, el futuro nos abre la posibilidad de empezar a identificar este cáncer con una enfermedad crónica con la que se puede vivir. De hecho, se calcula que el 90% de los casos se superan o cronifican obteniendo, además, una buena calidad de vida.

Te contamos las claves y el pronóstico de esta enfermedad.

Cáncer de mama, en cifrasCáncer de mama, en cifras

Cómo detectar el cáncer de mama

La detección temprana es un factor muy importante en el abordaje del tumor de mama. Por eso, es importante no solo revisar el aspecto de los pechos, sino también realizar una palpación, o autoexploración, en casa de forma periódica. Si notas cualquier anomalía o tienes más de 50 años, entonces es recomendable que acudas a la consulta donde te ayudan a resolver tus dudas.

Autoexploración de mamas: cómo y cuándo

Su principal ventaja es que se trata de una medida que puedes practicar tú misma. El doctor Jose Miguel Jurado García, especialista en Oncología del Hospital Quirónsalud MálagaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos apunta que "la autoexploración es el primer factor de detección precoz de cáncer de mama, es una acción sencilla que se puede realizar en cualquier momento y que nos permite descubrir alguna señal que nos haga sospechar".

Autoexploración de mamasAutoexploración de mamas

Eso sí, te recomendamos que no lleves a cabo el decálogo de la autoexploración mamaria durante la menstruación, porque la forma del pecho puede cambiar en este periodo. Es preferible que esperes a que haya pasado una semana desde el ciclo menstrual.

La autoexploración te permite comprobar la aparición de un bulto en el pecho, que es la señal más conocida, aunque no siempre es un síntoma de cáncer mamario, por lo que requiere la valoración médica. Pese a ser el indicio más frecuente, no es el único, tal y como nos indica nuestro oncólogo, "hay otros, como la retracción del pezón o el cambio de coloración de mama, que pueden ser también síntoma y que deben ser analizados en profundidad por un especialista".

Aunque está claro que conocer la forma de tus pechos te facilita la comparación entre los dos, así como la detección de una asimetría fuera de lo habitual, existen casos en los que se complica este examen. Esto ocurre, por ejemplo, en las mujeres, sobre todo jóvenes, que presentan mastopatía fibroquística, ya que provoca la aparición de quistes en el pecho. Si es tu caso, puedes apoyarte en el especialista, quien ayuda a descartar la presencia de un bulto maligno o la posible evolución de la mastopatía en un tumor de mama.

Mamografía para el diagnóstico del cáncer de mamaMamografía para el diagnóstico del cáncer de mama

La mamografía: a qué edad

Se trata de la prueba diagnóstica del cáncer de mama por excelencia. Aunque es la técnica más utilizada, todavía permanece la duda de cuál es la edad idónea para empezar con las mamografías. Nuestro oncólogo nos responde que "cualquier mujer mayor de 50 años debe realizarse una mamografía una vez al año".

Al mismo tiempo que se realiza esta técnica diagnóstica y se analizan los resultados, se debe continuar con la autoexploración de los pechos y aprender la forma correcta de hacerlo, porque esto supone una ayuda preventiva adicional. "La detección precoz es el principal factor para curar esta patología y ofrecer a la paciente la mejor calidad de vida", concluye nuestro doctor.

El factor hereditario en el cáncer

Los avances en genética han hecho que los pacientes oncológicos se pregunten cuál es la probabilidad de que otro miembro de la familia también padezca esta enfermedad. La respuesta es que en el 20% de los casos hay una historia familiar anterior de esta patología, pero no siempre se debe a un factor genético, sino que puede ser una coincidencia, factores del entorno o un estilo de vida parecido. De hecho, el componente hereditario está presente en torno al 5-10% de los tumores. Al respecto, nuestro especialista en Oncología nos apunta que "hay, en general, familias que tienen más probabilidad de padecer cáncer".

Cuando un cáncer de pecho se diagnostica a una madre o a una hermana, es decir, familiares cercanos, puede plantearse la realización del consejo genético, que consiste en "analizar en la persona si existe alguna mutación del gen BCRA que aumente la posibilidad de padecer cáncer", nos describe nuestro oncólogo. Esto permite hacer un seguimiento cercano del miembro de la familia en riesgo y, si es preciso, practicarle una cirugía de prevención.

La detección precoz en el cáncer de mamaLa detección precoz en el cáncer de mama

Qué cabe esperar tras el diagnóstico de cáncer

El pronóstico del cáncer se dirige hacia una perspectiva de futuro más prometedora. Sobre esto, el doctor Jose Antonio Ortega Domínguez, jefe del servicio de Oncología del mismo centro hospitalarioEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos apunta que "el 55% de pacientes con cáncer a nivel global se curan", añadiendo que "incluso en los pacientes con cáncer en estadio IV, enfermedad diseminada, con metástasis, logramos cronificar la enfermedad". Esto se consigue gracias a los recientes avances en medicamentos y procedimientos.

En el cáncer de seno, el futuro también es alentador, nuestro doctor opina que "con una tasa de supervivencia del 90%, se puede decir que se está cronificando; los estadios avanzados y metastásicos no significan muerte, sino mujeres con larga supervivencia".

El riesgo de recaída depende del estadio de la enfermedad, por eso, nuestro doctor expone que "es complicado decir que un cáncer de mama está curado cuando hacemos tratamiento quirúrgico, radioterápico, inmunoterápico o quimioterápico, porque existe, dependiendo del estadio, un riesgo de recaída".

Cuando el cáncer de pecho se encuentra en estadio IV, nuestro jefe de Oncología nos apunta que "hablamos ya de enfermedad crónica que, aunque ofrece larga supervivencia a la paciente con una buena calidad de vida, no se considera curable".

La evolución de los tratamientos del cáncer de pecho

Los avances en biología molecular y genómica han favorecido el progreso de las terapias oncológicas. Precisamente, nuestro doctor nos destaca que "el tratamiento del cáncer está cambiando a velocidades vertiginosas gracias a la investigación biológica".

Pronóstico del cáncer de mama en la actualidadPronóstico del cáncer de mama en la actualidad

Esta evolución es muy notable en:

  • Inmunoterapia, que consiste en administrar una medicación que provoca la reacción del sistema inmune.
  • Nueva medicación, como los inhibidores de la aromatasa que disminuyen los niveles de estrógeno. Para ello, estos fármacos dificultan que la aromatasa, que es una enzima del tejido adiposo, convierta a otras hormonas en estrógeno, que puede en ocasiones actuar como estimulador del crecimiento de las células del tumor de pecho.

A su vez, estos progresos descubren nuevos escenarios, como nos cuenta el doctor Ortega, "en el futuro, es muy posible incluso que, con los avances en técnicas radiológicas intervencionistas, no sea ni siquiera necesaria la cirugía en algunos casos". Igualmente, la cirugía podría llegar a utilizarse solo en determinadas lesiones, de tipo benigno, de alto riesgo o portadoras de mutaciones genéticas con gran probabilidad de desarrollar un tumor en el pecho.

No obstante, en la actualidad, la intervención quirúrgica es muy importante, tal y como nos resalta nuestro doctor, "la cirugía juega un papel crucial en el tratamiento, y los cirujanos de mama deben estar entrenados y especializados para ofrecer un buen resultado oncológico y el mejor resultado estético".

Etiquetas