Afortunadamente, cada vez existe una mayor concienciación en las mujeres acerca de los problemas ginecológicos y la importancia de detectarlos a tiempo mediante revisiones periódicas. Sin embargo, esto no se traslada a otras enfermedades muy frecuentes que, aunque afectan a ambos sexos, presentan un mayor número de casos en las mujeres.

Pero ¿qué enfermedades tienen una mayor prevalencia en las mujeres y por qué ocurre esto? Especialmente se destaca el papel de las hormonas, cuyos cambios pueden potenciar el desarrollo de ciertos trastornos, como la diabetes, la migraña, la artritis reumatoide y la fibromialgia, entre otros. A esto se suman los efectos provocados por la menopausia, que es una etapa llena de cambios físicos y mentales en la que muchas mujeres sufren múltiples desarreglos como pueden ser insomnio, cambios de peso, de humor, etc.

Para prevenir estas enfermedades, lo más importante es tomar conciencia de su mayor prevalencia en el sexo femenino, conocer sus causas y señales, así como mantener un estilo de vida saludable y acudir a las revisiones para detectar los indicios cuanto antes.

4 problemas muy frecuentes en la mujer

Entre las enfermedades comunes más prevalentes en mujeres se encuentran:

1. Migraña

Este dolor de cabeza ocurre con mayor frecuencia en las mujeres y las causas de ello son principalmente trastornos hormonales, que se producen sobre todo durante la menstruación. No obstante, este molesto dolor de cabeza parece estabilizarse en ciertas etapas del embarazo.

Descubre más sobre la relación entre la migraña y las hormonas, y las recomendaciones para su tratamiento en cada etapa de la mujer.

2. Artritis reumatoide y fibromialgia

Estas enfermedades reumatológicas del aparato locomotor son más comunes en las mujeres y se caracterizan por causar dolores tan intensos que pueden limitar el desarrollo de las tareas diarias. Pero ¿por qué son frecuentes en el sexo femenino? ¿cuáles son sus síntomas? ¿cómo se pueden aliviar? Entramos en profundidad en el tema para descubrirlo.

3. Insomnio

Este trastorno del sueño afecta más a las mujeres que a los hombres por multitud de causas, que van desde problemas psicológicos hasta la influencia de los factores hormonales, destacando especialmente la época de la menopausia. Todo ello puede interferir en el descanso. A su vez, la falta de sueño afecta al ciclo hormonal a la vez que provoca alteraciones en otros aspectos de la rutina, como veremos. Por eso, es muy importante conocer cuál es el origen de este trastorno del sueño e incorporar las medidas básicas para su prevención.

Conoce todo lo que necesitas saber sobre el insomnio en la mujer.

4. Diabetes de tipo 2

Los cambios hormonales que experimenta la mujer durante el embarazo y la menopausia pueden aumentar la probabilidad de desarrollar esta enfermedad crónica. Por eso, el autocuidado y las revisiones médicas son vitales para prevenir las enfermedades cardiovasculares, cuyo riesgo puede aumentar debido a la diabetes de tipo 2.

Te explicamos la relación entre la diabetes de tipo 2 y el sexo femenino.

Cánceres ginecológicos, exclusivos en las mujeres

Existen cánceres típicamente femeninos que están ligados al aparato reproductor de la mujer. Su detección precoz permite iniciar cuanto antes los tratamientos, lo que puede ayudar a mejorar su pronóstico. Esto es posible gracias a las revisiones ginecológicas, las citologías, las ecografías y otras pruebas que se prescriben a través desde el servicio de Ginecología.

Desde el Instituto Oncológico Quirónsalud ZaragozaEste enlace se abrirá en una ventana nueva nos indican los cánceres exclusivamente femeninos a los que hay que prestar atención:

  • Cáncer de endometrio, el más frecuente. Su principal indicio es el sangrado genital después de la menopausia, o sangrados entre periodos durante la etapa premenopáusica. La tensión arterial alta, el sobrepeso y el síndrome de ovario poliquístico son algunos de los factores de riesgo.
  • Cáncer de ovario. Representa el 4% de los tumores de la mujer y sus factores de riesgo son la genética, la infertilidad y la menopausia tardía, entre otros.
  • Cáncer de cérvix o cuello de útero. Es el tercero más común en las mujeres y su riesgo aumenta cuando existe una infección crónica del virus del papiloma humano o VPH. Lamentablemente, los síntomas de este tumor pueden confundirse con otras patologías, por lo que es fundamental acudir a las revisiones ginecológicas para su detección precoz.
  • Cáncer de vulva. Suele detectarse en edades avanzadas y se manifiesta con lesiones o úlceras en la vulva, que no se resuelven mediante las terapias habituales.
Etiquetas