La elección de un calzado adecuado es fundamental en la infancia, ya que no solo protege el pie cuando los niños juegan, saltan, corren y caminan, sino que también ayuda a prevenir algunos de los problemas de los pies en la edad adulta.

El doctor Luis Terricabras Carol, traumatólogo del Centro Médico TeknonEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos indica que "el calzado tiene la misión de proteger el pie contra las irregularidades del terreno, golpes, suciedad, humedad y frío". Esto es todavía más importante en los niños, quienes realizan una mayor actividad física y además sus pies se encuentran en crecimiento. Por eso, es muy importante escoger el mejor zapato para ellos, evitando que influya negativamente en su desarrollo. Te ayudamos en la elección.

Pautas para comprar el calzado infantil más adecuadoPautas para comprar el calzado infantil más adecuado

Consecuencias de un calzado inadecuado en la infancia

Nuestro especialista nos explica que "el calzado ha de permitir una correcta deambulación y no impedir el desarrollo del pie, ni la movilización del tobillo". De hecho, el uso de un zapato inadecuado o de una talla incorrecta puede causar efectos negativos, como:

  • Uñas encarnadas.
  • Desviaciones tendinosas y óseas, que, con el tiempo, pueden derivar en pie plano, pie cavo, juanetes y dedos en garra, entre otros.
  • Deformidades de los dedos.

Indicios de problemas en los pies

A veces no es fácil saber si los niños están cómodos con el calzado o si este les está provocando algún problema. Por eso es importante fijarse en algunos signos que pueden ayudarnos a darnos cuenta de cualquier irregularidad y ponerle solución. Normalmente, los pequeños con problemas en los pies suelen manifestar:

  1. Torpeza al caminar o correr.
  2. Sufren caídas frecuentes.
  3. Andan con las puntas de los pies hacia dentro.
  4. Caminan de puntillas realizando pequeños saltos.

No obstante, ante cualquier cambio en la manera de caminar o de correr, lo más recomendable es consultar con nuestros podólogos para descartar una anomalía en el pie cuanto antes.

La importancia del zapato en el bebé

Nuestro doctor nos explica que "los pies del niño se deben dejar lo más libres posibles en su desarrollo, por lo que no es necesario calzarlo hasta los 2-3 meses de edad".

Cuando comienza a dar los primeros pasos, nuestro doctor nos recomienda que "el zapato sea como un guante, con una suela flexible y una puntera que no sea dura, de piel o tejido suave, y que no tenga plantilla interior".

Una vez terminado el periodo de aprendizaje, es aconsejable optar por un zapato que tenga una suela flexible, una puntera con algo de refuerzo y un talón con un contrafuerte firme que no supere la articulación del tobillo.

Cómo debe ser el calzado infantil

Aunque puede haber ciertas variaciones dependiendo de la edad del niño, en general, se recomienda que el calzado infantil reúna las siguientes características:

  1. El zapato debe ser cómodo y estable.
  2. La zona de la puntera debe ser flexible, para facilitar el movimiento del pie al caminar.
  3. ¡Ojo que no se deslice en superficies planas!
  4. Es preferible evitar las costuras interiores.
  5. El cierre debe ser fácilmente regulable y mantener el pie sujeto, mediante velcros o cordones.
  6. El contrafuerte debe ser sólido para evitar las desviaciones del talón.
  7. La suela no debe ser demasiado rígida, es preferible que permita la flexión de las articulaciones.
  8. La longitud debe ser la suficiente para mantener la sujeción del pie y, al mismo tiempo, facilitar la entrada y la salida del pie.
  9. La talla adecuada para el niño.

En niños, cómo elegir la talla correcta del zapato

El número del calzado debe ser el adecuado para el niño, ni más grande ni más pequeño, puesto que esto podría ocasionar deformidades en los dedos. Pero ¿cómo se puede escoger la talla del calzado infantil?

En niños, cómo elegir la talla correcta del zapatoEn niños, cómo elegir la talla correcta del zapato

Nuestro doctor nos señala que "la numeración del calzado, en teoría, debería designar la distancia entre la parte posterior del talón y el extremo del dedo más largo, que no siempre es el dedo gordo".

Además, nuestro especialista nos recomienda que, al probar el zapato, apliquemos los siguientes pasos:

  • Abre el zapato.
  • Retira los cordones.
  • Sitúa el talón en el fondo de la talonera.
  • Comprueba que cabe el grosor de un dedo entre la puntera útil del zapato y el dedo más largo.
Etiquetas