Los mitos, o falsas creencias, están a la orden del día en la alimentación y, aunque no suelen ser perjudiciales, pueden boicotear una dieta saludable y hasta llegar a afectar a nuestra salud. De hecho, es fácil dejarse llevar por estas ideas erróneas porque están tan popularizadas que se repiten sin comprobar su evidencia científica.

Las consecuencias de incluir los mitos o bulos en la alimentación son:

  • Tomar decisiones equivocadas en la dieta
  • Sentirnos culpables por algo que no es cierto
  • Sustituir ciertos alimentos saludables por otros que no lo son tanto
  • Tener miedo a alimentos básicos como la leche, por la intolerancia que provoca en algunas personas, y excluirlos de nuestra dieta

Desde QuirónprevenciónEste enlace se abrirá en una ventana nueva nos alertan de que "los falsos mitos sobre la alimentación pueden estar afectando a nuestra nutrición". Por eso, nuestros técnicos nos animan a poner en duda los mitos que parecen sagrados: "Mejor invertir un tiempo y acudir a fuentes rigurosas para comprobar si realmente los bulos que corren son veraces o no". Así te vamos a ayudar a desmotar los 6 más extendidos en la alimentación.

Los 6 mitos más populares

Seguro que has escuchado alguna de estas frases, o todas:

  • "Huye del pan, y sobre todo si es blanco, porque engorda"
  • "Ojo con la fruta y, especialmente, después de comer"
  • "Cuenta el número de vasos de agua que bebes al día, con o sin sed"
  • "Sustituye el azúcar por la miel, que es más sana"
  • "No bebas leche porque los adultos son intolerantes"
  • "Entre un alimento light y uno normal, escoge el primero para bajar esos kilitos de más"

En concreto, estas frases hacen referencia a 6 mitos:

  1. El pan blanco engorda
  2. La fruta se toma antes de la comida
  3. Bebe tres vasos del agua cada día
  4. La miel es más saludable que el azúcar
  5. Las personas en edad adulta son intolerantes a la leche
  6. Los alimentos o productos "light" no engordan y son más sanos

Es importante conocer qué hay de cierto detrás de estas ideas tan extendidas porque, de esta forma, tomaremos decisiones saludables en nuestra dieta.

¿Por qué se extienden estos mitos?

Aunque seguir una dieta saludable parece fácil, puede convertirse en un auténtico lío, debido a que, en la actualidad, disponemos de gran cantidad de información de muy fácil acceso que no siempre está contrastada.

A esto se añade la llamada sobreinformación, que hace referencia al exceso de datos que recibimos desde varias vías, como las páginas web, las redes sociales y los medios de comunicación tradicionales, que pueden llegar a confundirnos. Desde Quirónprevención nos señalan que "son muchos los artículos, las noticias, los tuits… que nos llegan a diario, y tenemos más trabajo en discernir qué es cierto y qué no".

Todo ello, junto a las noticias falsas y al recelo que suscitan ciertos alimentos como la leche, hace que adoptemos recomendaciones erróneas. Por eso es importante empezar a desmontar esos mitos que, pese a que nos acompañan desde hace tiempo, debemos sacar de la nevera. Nosotros te ayudamos.

Etiquetas