La navidad es un gran momento para pasar tiempo con la familia, los amigos… Y por qué no aprovechar para inculcar a los más pequeños la importancia de unos hábitos saludables. Además, estas fechas se prestan a cocinar platos más elaborados que de costumbre, por lo que pasamos mucho tiempo planificando comidas y cenas. Pues bien, los niños pueden intervenir en todo el proceso: desde la decisión de los platos hasta su preparación, pasando por el listado de ingredientes, ir a la compra, conservarlos, etc.

Es una oportunidad estupenda para que aprendan cómo las celebraciones no tienen por que convertirse en verdaderos descontroles nutricionales, simplemente poniendo un poco de precaución y respetando la moderación.

Planificar el menú con los niños

Nada como una buena previsión para evitar las improvisaciones de última hora, que casi siempre implican excesos y soluciones más rápidas pero menos sanas. De esta manera podemos pactar con los menores qué caprichos concedernos y qué ingredientes son los más adecuados, de manera que el resultado sea equilibrado entre lo que les apetece y lo que debemos realmente consumir.

Tostada de aperitivo sano para navidadTostada de aperitivo sano para navidad

Aperitivos sabrosos y moderados

Puedes dejar que propongan ellos los picoteos que más les gusten y aportar tú la manera de hacerlos más saludables. Te damos unos ejemplos:

  • Si incluyen tostadas, que sean de pan integral. A cambio, déjales que las recorten de las formas que más les diviertan: redondas, de muñeco, flecha, animales…
  • Si con pastas o patés, procura que sean vegetales. Esto no quiere decir que tengan que ser de la verdura que más odian, hay otras opciones como el hummus o el guacamole, a la vez saludables y apetecibles. También podéis preparar una pasta con un ingrediente principal ligero, como el queso fresco de untar (los hay bajos en grasas) con algún condimento que le dé un toque de alegría.Aperitivo sano para navidadAperitivo sano para navidad
  • Si es embutido, el jamón es el que proporciona una grasa más saludable… ¡Y a los niños les encanta!
  • En cuanto a la bebida, trata de convencerles para sustituir los refrescos azucarados por jugos naturales, agua con frutas dentro, agua con gas… Una buena idea puede ser hacer hielos con moldes de formas o emplear cubitos reutilizables (recipientes herméticos con el líquido en su interior), que es una opción divertida que alegra cualquier bebida ¡también para los mayores, que no necesitan tomar alcohol en todos los platos y ocasiones!

Primer plato sano para NavidadPrimer plato sano para NavidadPrimeros que invitan a comer, también a los niños

Aunque por norma general el número de aperitivos es tan grande que lo ideal sería prescindir del primer plato, en la práctica esto es poco menos que imposible, ya que estamos acostumbrados al primero y segundo, especialmente en estas fechas, y nos cuesta mucho renunciar a ello. Pero siempre se puede optar por algún tipo de verdura o entrada ligera que, preparada de forma atractiva, guste a todos. Ejemplos de ello son los consomés a base de vegetales y bajos en grasa, las cremas ligeras (de calabaza, calabacín, puerro…) que se pueden decorar de manera creativa y navideña, etc.

Pon el énfasis en la presentación, con motivos navideños, y verás como los niños ponen buena cara a un primer plato sano.

Segundos platos navideños para todos para pequeños gourmets

Siguiendo con la educación en nutrición saludable, uno de los mensajes que podemos transmitir a nuestros hijos es que no todo depende de lo que cocinemos sino de cómo lo hagamos. No es lo mismo poner una carne en salsa hecha a base de nata o engordada con harinas, que cocinarla al horno y acompañarla de un sofrito de verduras o incluso un puré que hayamos preparado en casa, con la garantía de no contener grasas o hidratos añadidos. De la misma forma, unos langostinos a la plancha, que están muy sabrosos, no se pueden comparar con otros cocidos que casi seguro serviremos con mahonesa, que es una de las salsas que más engordan de nuestra gastronomía. Así pues, animemos a los pequeños a que nos ayuden a elegir un segundo plato de lujo para la navidad, tomando unas pequeñas precauciones que aseguren que no se convertirá en una bomba al llegar a nuestro organismo.

  • Si es carne, acompáñala con verduras, puré casero o una ensalada vistosa. Aprovecha que la navidad ofrece productos de temporada como la escarola o la granada y prepara una ensalada tan rica como atractiva y saludable. Hará que nos saciemos antes y evitará que nos excedamos con otros alimentos.
  • Si es marisco, aunque cocido es más sano, deja de serlo si eso implica acompañarlo con mahonesa, salsa rosa, etc. El hilo de aceite necesario para la plancha es mucho más saludable, sobre todo si es de oliva virgen extra. Para que los niños te puedan ayudar con la tarea, haz que se pongan manoplas y delantal para protegerse, y de paso se lo pasarán pipa con el atuendo.pescado-navidadpescado-navidad
  • Si es pescado, sin duda el horno es una magnífica opción. No solo es una forma de mantener todo su sabor sino también sus propiedades nutricionales, vitaminas y minerales. Para reducir el número de calorías, en vez de poner la tradicional base de patata al fondo, sustitúyela por rodajas de tomate, que podrán colocar los niños a la vez que se divierten. El propio tomate desprenderá líquido y lo aportará al plato, haciéndolo más jugoso y permitiendo reducir el número de calorías. Y si no quieres renunciar a la guarnición de patatas, prepáralas aparte cocidas y sírvelas luego en los platos junto al pescado. Otra opción exquisita es preparar el pescado a la sal o en papillote, técnicas que consiguen retener todo el jugo del pescado, por lo que este resulta especialmente jugoso, además de no ser necesario añadir grasas, así que… ¡esas calorías que se ahorran!

Postre sano para navidadPostre sano para navidadLos postres: opciones saludables y divertidas de preparar

Como es natural, no pretendemos eliminar "todo lo rico" de los postres navideños, porque es imposible. Pero sí podemos presentar los postres más calóricos en pequeñas proporciones y siempre acompañados de otras opciones más digestivas y sanas, que además podrás preparar con los más pequeños para que se diviertan mientras aprenden la importancia del equilibrio nutricional. Las brochetas de frutas suelen ser algo que no falla, y requieren preparación en la pueden intervenir, montándolas a su gusto. O echadle imaginación y montad un postre a base de frutas con decoración navideña: divertido, sano y apetecible.

Etiquetas