La agresividad del melanoma sigue siendo objeto de continuo estudio con el fin de frenar la velocidad a la que es capaz de propagarse, ya que se trata del único tipo de tumor en el que lesiones sumamente pequeñas, con un grosor de poco más de un milímetro, diseminan células malignas con gran facilidad y generan metástasis en distintos órganos. Debido a ello, hasta hace bien poco los pacientes con melanoma metastásico tenían una esperanza media de vida inferior a un año. Afortunadamente, los esfuerzos puestos en la investigación y la experimentación con ensayos clínicos han elevado esta cifra casi en un 70%.

Diagnóstico del melanoma y su capacidad de mutación

Uno de los mayores problemas que presenta este cáncer es que resulta muy difícil de detectar de forma precoz. Esto es debido a que actualmente no se disponen de biomarcadores moleculares capaces de predecir la posibilidad de que un lunar se transforme en melanoma. Pese a ello, las nuevas tecnologías aumentan la capacidad de distinguir con mayor eficiencia los lunares de los melanomas, facilitando un diagnóstico más temprano.

Avances en el tratamiento del melanomaAvances en el tratamiento del melanoma

Sin embargo, el verdadero reto que nos encontramos frente al melanoma es su increíble facilidad de mutación, siendo el tumor que más alteraciones genéticas presenta, capaz de adaptarse y evolucionar para sobrevivir y resistir a tratamientos muy diversos.

Los tratamientos más eficaces frente al melanoma

Inmunoterapia

Esta terapia consiste en la administración de fármacos que estimulan el sistema inmunológico del paciente con el objetivo de que reconozca las células cancerosas y las destruya. Si bien es cierto que se trata de un gran avance en el tratamiento del melanoma, también tiene sus limitaciones. La doctora María González Cao, coordinadora del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitari Dexeus nos explica que "en melanoma avanzado la inmunoterapia solo es eficaz para entre un 40 y un 60% de los casos".

Terapia dirigida

Aproximadamente la mitad de los casos de melanoma presentan una mutación en el gen llamado BRAF, que actúa de forma que acelera el crecimiento de las células. "En los últimos años se han desarrollado diversos fármacos orales que bloquean de forma muy eficaz esta mutación consiguiendo que el tumor remita, y los resultados se aprecian en seguida". Sin embargo, lo cierto es que esta terapia no ofrece una solución definitiva ya que solo un porcentaje de entre el 15 y el 20% de los pacientes responden a largo plazo, llegando a los tres años los beneficios del tratamiento; en el resto solo es eficaz durante un año o menos, por lo que luego se hace necesario recurrir a otra terapia.

Micrografía de un melanomaMicrografía de un melanoma

Biopsia líquida para determinar el éxito de la terapia

Dados los limitados resultados de la terapia dirigida y también los efectos secundarios que provoca, se hace indispensable contar con alguna herramienta que permita prever la respuesta al tratamiento, muy especialmente para no perder tiempo en los casos de inefectividad, e impedir que el tumor crezca en tamaño y agresividad.

En este sentido, nuestra oncóloga nos comenta que "hace tiempo que nosotros utilizamos en la práctica clínica la biopsia líquida para ayudarnos en el seguimiento de los pacientes, ya que nos permite cuantificar la cantidad de mutación del gen BRAF en el torrente sanguíneo mediante un simple análisis de sangre, y esto se corresponde con la cantidad de tumor presente en el paciente y su pronóstico".

Para entender cómo este procedimiento ayuda al seguimiento del paciente y la correcta elección del tratamiento, hay que tener en cuenta que en los casos de pacientes que responden bien a la terapia dirigida, una vez comenzada, las concentraciones de mutación del gen BRAF en sangre son indetectables, lo que indica que tienen un buen pronóstico y en ellos la terapia será eficaz durante más tiempo. Por el contrario, los pacientes en los que este tratamiento no funciona siguen presentando niveles de mutación en sangre elevados después de iniciarse la terapia, lo que se traduce en que esta no es la adecuada y que hay que optar por otras opciones terapéuticas antes de que el cáncer se vuelva más agresivo, pero evitando efectos secundarios innecesarios.

Etiquetas