El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa que afecta gravemente al nervio óptico del ojo. Normalmente avanza de forma progresiva y, en muchos casos, también pasa inadvertida hasta producir una ceguera irreversible en el paciente.

La doctora Marta Pazos, especialista en Oftalmología del Centro Médico Teknon, nos comenta que el glaucoma también es conocido como "el ladrón de la visión" porque "en la mayoría de los casos, en los estadios iniciales, la patología no da síntomas".

Eso sí, se han determinado unas señales que pueden avisarnos y, así, obtener un diagnóstico temprano. Pero también es cierto que, por desgracia, con demasiada frecuencia estos signos de alerta se confunden con algo puntual y, por eso, se pospone consultar a un especialista. "Los pacientes no relacionan estos indicios con la enfermedad y, por tanto, no acuden a la consulta hasta que la patología está muy avanzada y tiene una repercusión en gran parte de la visión", añade nuestra especialista.

Es más, se estima que hay un millón de personas en España con esta patología, pero el 50% no es consciente de ello debido a que sus indicios son muchas veces imperceptibles. A estas cifras alarmantes se suma que el glaucoma es considerado la segunda causa de la ceguera a nivel mundial.

Examen ocularExamen ocular

A la vista de estas preocupantes cifras y con el objetivo de concienciar sobre su detección precoz, el 12 de marzo se celebra el Día Mundial del Glaucoma. ¿Conoces cuáles son los signos de alerta? ¿sabes a quién puede afectar? Te damos unos datos a tener cuenta sobre esta patología.

¿Por qué se produce el glaucoma?

Nuestra especialista nos explica que esta enfermedad crónica "se caracteriza por una presión ocular más elevada de la que la estructura del nervio óptico puede soportar normalmente debida a una falta de drenaje del humor acuoso. Este hecho provoca un deterioro en las fibras del nervio". La consecuencia de todo ello es que la visión periférica acaba afectada.

Hay que tener en cuenta que "la pérdida de visión que se produce es irreversible, por lo que el tejido nervioso que se ha deteriorado antes del diagnóstico es irrecuperable", según nos advierte nuestra doctora. Por ese motivo, insiste en que "detectar a tiempo la enfermedad es la clave para prevenirla o ralentizar su progresión, gracias a tratamientos que permiten disminuir la presión intraocular".

Los 3 indicios del glaucoma

En un primer momento no aparecen los síntomas del glaucoma, tal y como suele ocurrir en otras patologías, sino que se presentan ciertos signos de alerta. Haciendo referencia a su experiencia en consulta, nuestra oftalmóloga comenta algunos posibles cambios que se pueden percibir:

  • Pérdida de la visión lateral, que además suele aparecer de forma progresiva y, en muchos casos, sin que lo advierta el paciente.
  • También se pueden producir más tropiezos.
  • Puede ser más difícil reconocer los objetos situados en los laterales.

¿Existen factores de riesgo?

Aunque cualquier persona puede sufrir un glaucoma, puede existir una mayor probabilidad en estos casos:

  • Antecedentes familiares. Según nuestra oftalmóloga, "los antecedentes dentro de la familia multiplican por 4 la probabilidad de padecer esta enfermedad".
  • Presión intraocular elevada.
  • Edad. Sobre todo, existe un mayor riesgo en las personas de más de 60 años.

Recomendaciones para la detección precoz

Nuestra oftalmóloga nos da algunos consejos para detectar cuanto antes un posible glaucoma:

  • Dos reconocimientos al año, para mayores de 40 años.
  • Una revisión al año, si hay factores de riesgo.
Etiquetas