Coincidiendo con el Día Mundial del Corazón celebrado el pasado 29 de septiembre, hemos querido charlar con nuestra cardióloga Beatriz Fuertes Suárez, del Hospital Universitario Quirónsalud MadridEste enlace se abrirá en una ventana nueva, y comentar con ella algunas dudas generales sobre la salud del corazón. Y esto es lo que nos ha contado.

¿Hacer ejercicio previene las enfermedades de corazón?

Está claro que llevar una vida activa protege el corazón, y con eso me refiero a hacer ejercicio a diario. Además, cada uno puede encontrar el que mejor se amolde a su condición física, al tiempo del que dispone, a su ritmo de vida…

¿Qué tipo de ejercicio es más adecuado para el corazón?

Yo suelo recomendar el ejercicio más fácil y más accesible, que es caminar todos los días. Se pueden utilizar muchos trucos, como dejarse el coche en casa o aparcar lejos del lugar de trabajo, bajarnos dos paradas antes de la nuestra, usar las escaleras… Aunque, por supuesto, si se tiene tiempo, también se puede hacer spinning, nadar, correr… lo importante es la continuidad. No sirve machacarse un año y luego dejarlo.

Salud del corazón y el ejercicio

¿Qué intensidad de ejercicio se considera cardiosaludable?

Es que se practica con una intensidad moderada-alta, con una sensación cuando lo realizamos de que estamos trabajando los grupos musculares, que nos cuesta mantener una conversación con normalidad y que nos cansamos. Cada uno tiene el umbral en un sitio diferente, muy influenciado por su forma física…

¿Qué relación existe entre el sueño y los problemas cardiovasculares?

En realidad, no sería correcto afirmar que el insomnio causa problemas cardiovasculares, sino que más bien habría que buscar las causas de ese insomnio. En muchas ocasiones el origen está en las apneas o periodos en los que se deja respirar, y estas sí son un factor de riesgo cardiovascular y está demostrado que aumentan la propensión a la hipertensión y el ictus. Igualmente, detrás del insomnio puede estar el estrés o la sobrecarga de trabajo.

¿Existe conexión entre estrés y salud cardiovascular?

Totalmente. De hecho, existe una relación directa. En los pacientes que han tenido eventos coronarios, una de las líneas en las que se trabaja es en controlar ese estrés e intentar cambiar la forma de enfrentarse a los problemas diarios con terapia psicológica. Por decirlo de forma coloquial, lo que intentamos es redecorarle la cabeza.

¿Cómo ha evolucionado el riesgo cardiovascular en los últimos años?

Lo que más destaca es cómo se está igualando el riesgo de las mujeres al de los hombres, que antes era muy inferior. Por su condición y sus hormonas, la mujer está protegida y normalmente la edad de riesgo se retrasaba 10 años respecto a la del hombre, y a partir de la menopausia. Sin embargo, actualmente la mujer está fumando más y el riesgo se está igualando.

¿Cuál es el mensaje para que la sociedad cuide más su corazón?

La idea clave es que el cuidado cardiovascular debe calar desde la infancia: lo malo que es el tabaco, la necesidad de una dieta sana y una vida activa. Y eso se debe enseñar en el colegio y en casa.

Etiquetas