Que fumar es perjudicial es algo que por fin está aceptado en la sociedad. Pero su carácter altamente dañino no parece calar lo suficientemente en la población, como lo demuestra el hecho de que, tal y como apunta la OMSEste enlace se abrirá en una ventana nueva, el tabaco siga siento el responsable del fallecimiento de más de cinco millones de personas al año en todo el mundo y es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte.

Además, casi todo el mundo asocia el tabaco a los problemas de aparato respiratorio o al cardiovascular, lo cual no deja de ser cierto, pero también afecta a otro órgano de vital importancia: nuestra piel.


efectos-tabaco-piel

La doctora Marina Rodríguez Martín, dermatóloga del Hospital Quirónsalud TenerifeEste enlace se abrirá en una ventana nueva, explica los estudios realizados al respecto indican que "Entre la gran diversidad de componentes que encontramos en un cigarrillo hay más de 4000 tóxicos químicos, de los cuales 300 son sustancias con gran potencial cancerígeno".

Entre otras cuestiones, se ha demostrado que reduce entre 2 y 10 veces la capacidad de cicatrización de nuestro organismo, que resulta especialmente relevante en casos como las cirugías de traumatismos con colgajos complejos para la reparación, en los que la probabilidad de éxito se reduce al 50 %.

Otro efecto del tabaco sobre la piel es el aumento de probabilidad de sufrir cáncer de piel de tipo no melanoma, o en la mucosa oral, la lengua el labio o el paladar, tumores que además tienen un riesgo alto de metástasis.

Todo esto sin olvidar que fumar genera envejecimiento prematuro y la aparición de más arrugas, debido a una alteración del flujo sanguíneo de la piel que dificulta la llegada de oxígeno y nutrientes. Además la nicotina disminuye la actividad de las células de la piel y favorece la aparición de infecciones, ya que repercute directamente sobre la respuesta inmunológica.

Etiquetas