Hoy día son pocas las personas que salen de su casa sin llevar encima el móvil, la tablet o un portátil. Las nuevas tecnologías y las redes sociales (RRSS) forman parte de nuestro día a día laboral, académico y social: las utilizamos para buscar información, para comunicarnos o para aprender, entre otras muchas actividades. Pero, a pesar de sus múltiples beneficios, estas herramientas no están exentas de peligro.

Las posibilidades y riesgos de las nuevas tecnologías

Tanto internet como las RRSS nos ayudan a estar conectados con otras personas y con el mundo, y nos hacen sentirnos integrados en distintos círculos o grupos sociales. Las posibilidades que ofrecen son casi ilimitadas: acceso a contenidos de interés, compras, servicios, conversaciones, intercambio de información… Pero todo ello tiene su contrapartida si no se usa de manera responsable, cosa que es especialmente complicada para un menor.

Los niños y adolescentes se sienten especialmente atraídos por el abanico de posibilidades que les brindan las nuevas tecnologías y la facilidad que encuentran en su uso, atracción que a su vez los hace más vulnerables. Por ello, es importante que padres y familiares supervisen el uso que hacen de estas herramientas para prevenir posibles problemas de dependencia, aislamiento social, disminución en el rendimiento académico o adicciones.

Cómo deben actuar los adultos

El riesgo de las RRSS en la infancia y la adolescenciaEl riesgo de las RRSS en la infancia y la adolescencia

Elena Santos Fresco, psicóloga de la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo nos explica que "es importante invertir tiempo en enseñar a niños y adolescentes los riesgos y peligros de las nuevas tecnologías, además de la infinidad de posibilidades que nos pueden aportar". Muchos de ellos no saben cómo manejar eficazmente estas herramientas o no tienen los conocimientos necesarios para filtrar toda la información que les llega, con lo que no pueden distinguir aquella que es útil y veraz de la que no lo es.

Además, el deseo de pertenecer a un grupo, de estar conectados con sus amigos, de enterarse de todas las novedades del momento o de buscar respuestas a sus dudas les impide usarlas con prudencia. Por ello, también es conveniente establecer unas normas de uso y controlar el tiempo y su actitud mientras las utilizan, para detectar comportamientos extraños y prevenir problemas.

Los peligros del mal uso y abuso de las RRSS

Inmediatez

Poder acceder a toda la información de manera inmediata y fácil les resulta cómodo y práctico. Sin embargo, no les permite desarrollar tolerancia a la espera, al aburrimiento o a la incertidumbre y puede convertirles en personas impacientes y demasiado exigentes. Se malacostumbran a tener (y querer) todo al momento y cuando no lo consiguen se sienten irritados y frustrados.

Aislamiento

A pesar de sentir que están conectados en todo momento o que siempre hay alguien "virtual" al otro lado que los escucha, esta conexión no es real. Según Santos, esta falsa creencia "tiene el peligro de llevarnos al aislamiento y la soledad porque, aunque estemos en el salón de casa solos, nos sentimos rodeados de gente".

Aprendizaje y madurez

Al limitar sus experiencias al mundo "online", en el que se sienten cómodos y seguros, pierden la oportunidad de experimentar vivencias en el mundo real, y de aprender a enfrentarse a distintas situaciones sociales. Esta falta de exposición puede hacerles más inseguros, miedosos e insensibles ya que, como asegura la experta, "solo en estas experiencias se aprende, se crece y se desarrollan nuestras estructuras de personalidad".

Además de estos problemas, algunos menores "enganchados" a las nuevas tecnologías pueden tener cambios de humor drásticos, sentir más ansiedad, desarrollar más miedos o fobias y perder ciertas habilidades de interacción interpersonal.

Etiquetas