Es inevitable. Todo lo que les pasa a nuestros hijos nos angustia. Y más cuando son tan pequeños. Por eso hemos preguntado a nuestros especialistas por una de las dolencias que más afectan a los niños pequeños, y que tanta crea angustia: la bronquiolitis.

¿Qué es la bronquiolitis?

Se entiende como bronquiolitis el primer episodio de infección que afecta a la vía respiratoria inferior. Se trata de un virus que inflama las vías respiratorias inferiores, que se traduce en dificultad para respirar. Aunque el agente principal es el Virus Sincital Respiratorio, en un 10-20% de los casos hay además otros virus implicados.

¿A quién afecta?

Sobre todo a los niños de corta edad, especialmente a los recién nacidos y a los niños de hasta 2 años. Además, entre los lactantes se encuentra el grupo al que la enfermedad afecta con mayor gravedad: los menores de 2 meses, prematuros y/o niños con cardiopatía congénita. El doctor Alfonso Carmona Martínez, jefe de Pediatría de Quirónsalud Sagrado CorazónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, advierte: "en este grupo existe mayor probabilidad de ingreso, mayor número de complicaciones, así como una estancia hospitalaria más prolongada". Además, señala que "este virus puede volver a presentarse, es decir, los lactantes pueden infectarse más de una vez, y afecta con mayor frecuencia a niños que a niñas".

Bronquiolitis

¿Cómo se contagia?

El especialista nos explica que "la infección puede producirse cuando el material contaminado entra en contacto con las membranas de los ojos, la boca o la nariz, y probablemente también a través de la inhalación de partículas generadas por un estornudo o la tos, con un periodo de incubación de aproximadamente cuatro días".

Síntomas de la bronquiolitis

Los más frecuentes son goteo nasal, apnea, apatía, fiebre, rechazo de las tomas, respiración sibilante, retracciones (hundimiento) de la pared torácica, respiración rápida y tos. "Hay que tener en cuenta –señala el doctor- que esta sintomatología es muy similar a la de cualquier otra patología respiratoria, por lo que es fundamental acudir al pediatra para que sea él quien valore los síntomas y diagnostique correctamente. A menudo esta dificultad hace que sea recomendable hacer un estudio de las secreciones respiratorias del niño para la detección del virus.

Cuál es el tratamiento

Se trata de un tratamiento paliativo de los síntomas, ya que los antibióticos no resultan eficaces. Dependiendo de la edad, el estado general, etc, puede llegar a ser necesaria la administración de oxígeno, alimentación por sonda, broncodilatadores y, en caso de extrema gravedad, el ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Cómo podemos prevenir la aparición de la bronquiolitis

Al tratarse de un virus que se transmite por las secreciones respiratorias, la única manera de protegerse del contagio es evitar el contacto con adultos y niños que puedan estar infectados, no exponerlos a lugares cerrados con mucha gente y evitar el humo del tabaco, entre otros.

Etiquetas