Todos estamos deseando que lleguen las vacaciones para relajarnos y descansar, de eso estamos seguros. El problema llega cuando este descanso viene acompañado de un descuido en la dieta y una desatención en nuestra alimentación. Entonces aparecen los kilos de más y la vuelta del verano se presenta con un aumento de talla. ¡Otra razón más para deprimirse!

no-engordar-en-verano

Para que esto no ocurra, y para demostrarnos que la dieta y el disfrute no están reñidos, la doctora María Luisa de Mingo Domínguez, especialista en endocrinología del Centro Integral de Obesidad y Sobrepeso de Hospital La LuzEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos ofrece unos consejos para mantener la línea en vacaciones.

12 puntos clave para no ganar peso en verano:

    1. No al sedentarismo. "Tenemos que aprovechar el buen tiempo para pasear, como mínimo 30 minutos, por la mañana o el atardecer con una botella de agua para ir bebiendo pequeños sorbos", indica la doctora.
    2. Buena hidratación. "Las bebidas frías sin calorías como el té o las infusiones, o el café con hielo son buenas opciones, y también los zumos de hortalizas como el tomate", explica la especialista. Y añade que conviene disminuir el consumo de refrescos azucarados o al menos sustituirlos por los light. Y apunta otro dato: a mayor graduación de las bebidas alcohólicas, más calorías.
    3. Alimentos repartidos en cinco comidas diarias. Sobre todo, la endocrina recomienda no pasar más de 3 o 4 horas sin ingerir nada.
      alimentos-no-engordar-verano
    4. Ideas para el desayuno y la merienda. El desayuno ideal sería una pieza de fruta, un lácteo y un hidrato; a media mañana podemos optar por una fruta, un yogur desnatado o un bocadillo pequeño (de queso light, jamón York, pavo…); y la merienda puede consistir en un lácteo con cereales o fruta. Eso sí, los lácteos deben ser desnatados y los quesos frescos.
    5. Frutas y verduras, en todas las comidas.
    6. Arroces y pastas, mejor en ensalada.
    7. Más pescado que carne.
    8. Los fritos, de manera ocasional. Mejor evitarlos y, si se consumen, siempre fritos en aceite de oliva.
    9. Salsas con pocas calorías. Evitar la mahonesa y recurrir a salsas de yogur, vinagreta o tomate natural.
    10. Helados de hielo frente a los de leche. Estos últimos, además de ser más calóricos, pueden contener grasas poco saludables como aceite de coco y palma.
    11. La lista de la compra, imprescindible. Recuerda: "la compra debe hacerse sin hambre y con una lista concreta de alimentos", insiste la doctora.
    12. Elegir bien el restaurante. Comer fuera no tiene por qué convertirse en comer mal. Hay que escoger restaurantes con comidas sanas en sus menús, como ensaladas, verduras, carnes y pescados a la plancha. Si se va tomar paella, tener en cuenta que se trata de platos únicos que, en caso de resultar insuficientes, se pueden acompañar con una ensalada verde.

Etiquetas