En los últimos años no solo se ha incrementado el número de casos de alergia, sino que los episodios se prolongan más en el tiempo y, en muchos casos, presentan síntomas más graves.

Efecto de la contaminación en la alergia y el asma

Parte de este cambio se puede explicar por un factor que ha potenciado notablemente el efecto alergénico del polen en las personas sensibles a él: la contaminación ambiental. Según la Asociación Española de Alergología e Inmunología ClínicaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, los contaminantes presentes en las ciudades han mostrado tener una relación directa con la frecuencia de alergia respiratoria. En concreto, la emisión de partículas contaminantes procedentes de motores diésel parece tener una especial incidencia, ya que es capaz de modificar la estructura del polen y aumentar su efecto nocivo en las personas susceptibles.

Efecto de la contaminación en la alergia al polen

El doctor Francisco Javier Ruiz Hornillos, jefe del servicio de Alergología del Hospital Universitario Infanta ElenaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, añade que "el diésel ha contribuido al incremento de pacientes alérgicos a diversos pólenes. Mientras que los pólenes en el campo están limpios, en las ciudades están recubiertos de partículas polucionantes, lo que provoca que sean capaces de sensibilizar a un mayor número de pacientes e inducir una respuesta alérgica mucho mayor".

Este suceso se agrava en los pacientes con asma y alergia, ya que la contaminación tiene un efecto directo sobre las vías respiratorias. "Muchas partículas suspendidas en el aire fruto de la contaminación pueden producir inflamación e hiperreactividad bronquial en pacientes con asma y alergia. Sustancias como los óxidos de nitrógeno, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el ozono favorecen la aparición de síntomas y exacerbaciones en niños con asma", detalla el especialista.

Alargamiento del periodo de alergias

Además de haberse detectado un aumento del número de casos y un agravamiento de los síntomas de la alergia, también se ha observado que el tiempo que duran los síntomas es mayor y, de hecho, hay personas que se ven afectadas casi la mitad del año.

Para aclarar esto, el doctor nos explica que "el polen de cupresáceas como cipreses y arizónicas ya son el tercer polen más frecuente al que los pacientes presentan alergia en Madrid, por detrás de las gramíneas y el olivo. Teniendo en cuenta que cada uno de estos pólenes tienen sus periodos propios de polinización, las personas alérgicas a estos tres tipos de polen pueden tener síntomas desde enero a junio".

Tratamientos personalizados contra la alergia

En cualquier caso, el especialista insiste en la importancia de acudir al alergólogo, quien determinará qué polen o pólenes son los responsables de la alergia y cuál es el tratamiento idóneo para cada persona. En general, la inmunoterapia o vacunación antialérgica debe plantearse como una herramienta terapéutica de primer orden.

Etiquetas