La respuesta no está clara, si tenemos en cuenta que, solo en los cuatro últimos años, en España la incidencia del cáncer de piel ha aumentado en un 38 %. Y es que parece que no acabamos de concienciarnos de que se trata del tumor más frecuente en el cuerpo humano, y lo que es peor, de los 50.000 casos que se detectan cada año en nuestro país, casi la mitad son melanomas, su forma más agresiva.

La buena noticia es que, tal y como advierte la doctora Nuria Latorre Martínez, dermatóloga de Hospital Quirónsalud Torrevieja, "la prevención es posible". Insiste en que "el papel del diagnóstico precoz es fundamental, ya que reduce drásticamente la gravedad de la afección que, en la mayoría de los casos, puede tratarse por cirugía".

A quiénes afecta

A todos. Si bien es cierto que las personas con la piel, cabellos y ojos claros, y con muchos lunares, corren mayores riesgos ante esta enfermedad, lo cierto es que el perfil de los afectados está cambiando. De hecho, el melanoma ha aumentado entre la población más joven, independientemente de sus características físicas.

Es necesario extremar las precauciones con los niños y los ancianos. Los menores de 6 meses nodeben ser expuestos al sol directamente bajo ningún concepto, ni se les debe aplicar cremas fotoprotectoras.

proteccion-solar-verano
Cómo se manifiesta

De múltiples formas, incluso cuando se trata de un mismo tipo de tumor. Igual se puede presentar como un granito que va creciendo poco a poco, que como un bulto que crece muy rápido. O puede parecer una heridita no cicatrizada, o una mancha rosácea y escamada. El mayor problema de este tipo de cáncer es que no suele dar síntomas hasta fases ya muy avanzadas, lo que, desgraciadamente, no quiere decir que no sea grave. Por eso es tan importante acudir al dermatólogo ante la más mínima duda.

Medidas de prevención y falsas creencias

De forma genera, la doctora Latorre recomienda visitar anualmente al dermatólogo a partir de los 50 años.

Además, en esta época en la que los días invitan a pasar tiempo al aire libre, especialmente en las zonas de costa, los especialistas nos dan una serie de pautas de prevención y corrigen algunas creencias poco realistas:

  • Evitar el sol alrededor de mediodía para reducir las radiaciones ultravioletas.
  • Usar ropa adecuada puede reducir hasta el 93% de la radicación.
  • Ponerse sombrero y gafas de sol que filtren el 99% de los rayos UVA y UVB.
  • Protegerse del sol a la sombra. Pero ¡ojo!, es una protección parcial que además no evita otros factores como el reflejo del sol en la arena de la playa, que puede incrementar la radiación.
  • Usar crema de protección solar de forma adecuada: el factor de protección debe ser mayor de 30 y debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición solar, repetirse su aplicación cada 2 horas o después del baño.
  • Prestar atención a los días nublados. Aunque la sensación de claro es menor, la radiación ultravioleta traspasa las nubes.
  • No desatender los cuidados al estar ya bronceados. Al contrario de lo que mucha gente piensa, que una persona esté morena, no evita los efectos nocivos de los rayos solares.

Etiquetas