Bañarse sin lentillas

Algo tan aparentemente inocuo como las lentillas que usamos a diario se puede convertir en nuestro enemigo si las utilizamos también cuando nos bañamos en la piscina o el mar. La explicación nos la da el doctor José Miguel Pérez Dieste, oftalmólogo de los hospitales Quirónsalud TenerifeEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Costa AdejeEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quien nos detalla que "las lentillas pueden producir microerosiones en el epitelio ocular, que lo dejan expuesto a los gérmenes que pueden infectar la córnea y causar problemas oculares graves".

El problema está en que el tratamiento para este tipo de infecciones, conocidas con el nombre de queratitis, es la administración de un colirio antibiótico de amplio espectro no eficaz contra las amebas, que son un tipo de gérmenes presentes en el agua de las piscinas, ríos y mares.

Atención a los ojos en verano

Por otra parte, el especialista hace hincapié en que "la enfermedad es muy difícil diagnosticar a tiempo por la falta de hallazgos clínicos y muchas veces se identifica cuando la córnea está ya perdida. Si bien es cierto que la infestación corneal por acanthamoeba es poco frecuente, también lo es que resulta terrible, pues la mayor parte de los casos terminan en trasplante de córnea".

Por tanto, el doctor recomienda retirar las lentes de contacto antes de acudir a la playa o la piscina, y aprovecha también para insistir en la importancia de las gafas de sol como método de protección ante los rayos de sol, que también inciden en los ojos.

Gafas de sol, imprescindibles

A menudo no nos damos cuenta de lo expuestos que están los ojos a los rayos ultravioletas del sol. Así como poco a poco la población va tomando conciencia de la necesidad de protegerse la piel con protectores, sin embargo, las gafas de sol se siguen considerando un mero complemento de moda. A este respecto, el especialista nos recalca los siguientes puntos a tener en cuenta:

Gafas de sol puestas también para tomar el sol

"La radiación ultravioleta es capaz de atravesar los párpados por lo que, aunque estos estén cerrados, debemos protegerlos con gafas. Conviene tener en cuenta que la superficie ocular puede desarrollar irritaciones y también se induce el desarrollo de cataratas y daño en la retina"."

Bañarse con gafas

Dentro del agua la radiación es mucho mayor, ya que se suman la que se recibe de la atmósfera más la reflejada por el agua. El doctor nos comenta que, de hecho, "los aficionados a deportes acuáticos como el surf o los pescadores presentan una alta incidencia de patología de superficie ocular precisamente por este motivo".

Comprar gafas con filtro de protección UV adecuado

El mínimo debe ser de 3 (N3), aunque se recomiendan los cristales polarizados (P3).

Etiquetas