Que practicar deporte es sano es algo que todos tenemos claro. Pero es que además se puede convertir en un gran aliado contra el cáncer. Esto es debido a sus propios beneficios saludables por un lado, a los que se añade el hecho de que hacer ejercicio ayuda a mantener un peso adecuado, lo que parece ser un factor importante para prevenir ciertos tipos de cáncer.

Ejercicio como aliado contra el cáncer

El doctor Antonio Brugarolas Masllorens, director de la Plataforma de Oncología del Hospital Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "el sobrepeso tiene un efecto negativo en la salud, especialmente por problemas cardiológicos y metabólicos. La obesidad está relacionada con depresión, diabetes, hipertensión, colesterol, cáncer y envejecimiento. Todos los indicadores de salud demuestran que es aconsejable controlar el peso corporal para evitar la muerte prematura causada por el sobrepeso""

De hecho, según expertos oncólogos de este centro, las personas con un índice corporal normal tienen aproximadamente un 30% menos de incidencia en los cánceres más comunes relacionados con el sobrepeso como los de colon, mama, próstata, pulmón y útero.

En cuanto al tipo de ejercicio a realizar, la sugerencia semanal es de 30 minutos, cinco días con ejercicio moderado, o bien 20 minutos de ejercicio intenso tres días a la semana. Hay que aclarar que la recomendación médica es muy amplia ya que abarca desde las tareas domésticas, caminar o subir escaleras, hasta la práctica de un deporte concreto.

Deporte ayuda contra el cáncer

El doctor Antonio Llombart Cussac, especialista de la Unidad de Oncología del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos señala que "hacer ejercicio tres o más horas a la semana reduce el riesgo de cáncer de mama en las mujeres entre un 20 y un 30%. El ejercicio es un poderoso antiinflamatorio y hace maravillas en el sistema inmunológico". En este sentido, nos aclara que los científicos están empezando a ver que el cáncer tiene un componente de inflamación, además de verse claramente afectado por el estado del sistema inmunológico.

Por otro lado, varios estudios han demostrado que el deporte mejora los resultados del tratamiento del cáncer. El doctor Brugolas nos lo explica así: "los pacientes con cáncer de mama, colon o pulmón que hacen ejercicio tienen un porcentaje mayor de curaciones después de la terapia, o, en el caso de tener cáncer avanzado y metastásico, presentan mayor supervivencia".

Finalmente, se ha comprobado que el mero hecho de hacer ejercicio mientras dura el tratamiento también favorece la recuperación, potencia la sensación de bienestar y ayuda a mitigar la fatiga y otros efectos secundarios de la quimioterapia.

Etiquetas