En poco tiempo se ha convertido en un tema de moda. Pero, ¿hay motivo real para alarmarse? Y, si no es así, ¿por qué se habla tanto de él?

Se trata de un virus transmitido por un mosquito, el Aedes, y hasta hace poco se había presentado en el continente africano, sin haber salido de él, pero que el año pasado empezó a mostrar brotes en diferentes países del continente americano, y que recientemente ha surgido de forma puntual en nuestro país.

Virus zika

La preocupación, por tanto, debe ser relativa, si bien es cierto que la Organización Mundial de la Salud ya ha advertido sobre alta incidencia. La doctora Dolores Herrero Mendoza, responsable de la Consulta del viajero del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid,Este enlace se abrirá en una ventana nueva nos explica que "el contagio se produce esencialmente a través de la picadura del mosquito Aedes, concretamente el Aedes aegypti, que no existe en España". Es cierto que el llamado "mosquito tigre" (Aedes albopictus), que sí se da en la cuenca mediterránea, podría llegar a contagiarlo de forma excepcional. También se ha demostrado transmisión materno-fetal e intraparto y, de manera anecdótica, se han mostrado casos de transmisión sexual.

Síntomas del virus Zika

El cuadro clínico típico se caracteriza por fiebre con cefalea, mialgias, dolor retroocular, conjuntivitis, y rash cutáneo. Las complicaciones son muy poco frecuentes, aunque se han descrito alteraciones neurológicas como el síndrome de Guillain Barre.

¿Cómo afecta a las embarazadas el virus Zika?

La especialista nos aclara que las embarazadas no tienen mayor posibilidad de adquirir la infección, ni diferente sintomatología. Sin embargo, sí se presenta un problema añadido en los casos de infección durante el embarazo, debido a la posible repercusión en el desarrollo fetal y embrionario. En este último brote de virus Zika en América se ha descrito una mayor incidencia de microcefalia en recién nacidos de madres que habían pasado durante el embarazo la infección.

¿Qué métodos de prevención existen?

El único método de evitar la infección es la prevención de la picadura del mosquito. El mosquito Aedes es de hábitos diurnos, por lo que se aconseja ir cubierto, emplear insecticidas y repelente en la piel; y también dormir con mosquitera en las zonas donde se ha descrito transmisión. También son esenciales las medidas de control para evitar el crecimiento de mosquitos en las cercanías de la población (evitar acumulación de agua).

Por ahora no se dispone de vacuna frente a esta enfermedad.

¿Qué tratamiento se ofrece a los pacientes?

El tratamiento es únicamente sintomático, con antitérmicos y analgésicos. Como suele ocurrir en este tipo de enfermedades causadas por virus, no existe tratamiento antiviral específico.

Etiquetas