Como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga. Sobre todo, si estás pensando en quitarte esos kilos ganados en navidad y que todavía no has conseguido eliminar: la bajada de las temperaturas puede ayudarte a conseguir tu objetivo.

El organismo necesita mantener una temperatura constante de aproximadamente 37º, por lo que si el ambiente que nos rodea es mucho más frío, el cuerpo tiene que poner en marcha un mecanismo de generación de calorías. Para hacernos una idea de lo que esto significa, esta serie de procesos necesarios para contrarrestar el frío puede llegar a suponer un gasto de hasta el 30% del presupuesto energético total del cuerpo.

La doctora Carolina Pérez Iglesias,Este enlace se abrirá en una ventana nueva especialista en nutrición de la Unidad de Obesidad de los Hospitales Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nuevay MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "cuando el termómetro marca entre 25 y 30º de temperatura ambiental, nuestro cuerpo no necesita consumir energía. Pero cuando desciende hasta 17º, el organismo tiende a producir tejido adiposo pardo, grasa buena que quema energía y glucosa, y que produce el calor necesario para mantener el calor corporal".

Como recomendación general, la doctora aconseja acostumbrarse a vivir en un ambiente menos caluroso, bajando la temperatura de la calefacción central de los edificios climatizados durante las noches de invierno.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que no todos tenemos la misma percepción del frío. Muchas veces sucede que, ante una misma temperatura ciertas personas se sienten especialmente afectadas. La especialista nos aclara que, efectivamente, hay pacientes que manifiestan tener más sensación de frío que la media. Esta intolerancia al frío puede deberse a la falta de grasa corporal, a una enfermedad crónica o a un estado de salud general deteriorado como anemia, anorexia o hipotiroidismo.

El frío como aliado para adelgazar

En cuanto a utilizar el frío como herramienta de ayuda a la hora de adelgazar, la doctora nos recuerda que son muchos los métodos que se valen de las bajas temperaturas para perder peso.

Métodos de pérdida de peso que utilizan el frío como herramienta

  • Vendas frías. Se provoca un descenso local de la temperatura que acelera la actividad metabólica del organismo, provocando un consumo de energía. Esto consigue una reducción del grosor de masa grasa, la eliminación de toxinas y la tonificación de los tejidos.
  • Alimentos y bebidas fríos. El organismo no puede permitir que los alimentos lleguen fríos al torrente sanguíneo, por lo que antes debe calentarlos en el estómago. Esto, además de suponer un gasto energético, ralentiza la digestión y retrasa la aparición del hambre.
  • Duchas frías. Además de otros beneficios que aporta el ducharse con agua no caliente, una ducha de dos minutos a 25º consume aproximadamente 100 kcal.
Etiquetas