La fractura de cadera es una lesión más frecuente de lo que a veces creemos. De hecho, de cada 100.000 personas, cerca de 100 la sufren a lo largo de un año. Y si centramos la atención en los mayores de 80 años, nos encontramos con que casi un 3% lo ha padecido.

Perfil de propensión a la factura de cadera

  • Sexo. Esta lesión distingue por sexos: las mujeres la padecen tres veces más que los hombres.
  • Edad. También los años pesan: a mayor edad, mayor riesgo.
  • Herencia. Parece que existe una mayor propensión de padecer la lesión por parte de las mujeres con antecedentes familiares.
    Fractura de cadera en mujeres

Causas de las fracturas

Aunque son muchos los factores que influyen en que un hueso se llegue a fracturar, se pueden reunir en dos grandes grupos: la resistencia del hueso y la energía aplicada a este para que se rompa.

El doctor César Pérez Jiménez, especialista en traumatología del Hospital Quirónsalud de TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "la resistencia del hueso está determinada fundamentalmente por la masa ósea, es decir, por la cantidad de hueso de buena calidad, que tiene que ver con la densidad mineral que contiene". Por eso la edad es tan importante en este tipo de lesiones, ya que se estima que en la tercera década de la vida se tiene el máximo nivel de masa ósea, que luego comienza a disminuir progresivamente. Las mujeres, además, cuentan con el agravante de que a partir de la menopausia esta pérdida se acentúa, mientras que en los hombres esto no ocurre hasta aproximadamente los 70 años.

El segundo factor, relativo a la fuerza del golpe que se le dé a la cadera, está directamente relacionado con las caídas. El especialista nos comenta que "los ancianos se caen por muchas causas, desde las alteraciones para caminar, la visión defectuosa o la falta de equilibrio, hasta los accidentes producto de barreras arquitectónicas como las escaleras sin pasamanos, los desniveles del suelo o la escasa iluminación de noche en las viviendas".

Cómo prevenir las fracturas de cadera

  • Forma física. Resulta de mucha ayuda mantener una adecuada actividad física, acorde con la edad y características de la persona. Se recomienda, en general, dar paseos de unos 30 minutos mínimo al día.
  • Alimentación. La desnutrición es un elemento de riesgo muy importante, que afecta tanto a la posible fractura como a su recuperación.
  • Tratar la osteoporosis. Una vez diagnosticada, existen alternativas que ayudan a detener la pérdida de calcio y, en algunos casos, restituir parte de lo perdido.
  • Protectores. Para los pacientes que son especialmente propensos, existen unos protectores que se ajustan a la ropa interior a la altura de la cadera y que amortiguan el golpe.

Recientemente, se ha publicado un test que permite conocer el riesgo de sufrir osteoporosis.

Etiquetas