Se trata, sin duda, de uno de los efectos más temidos de la vuelta al cole. Los malditos piojos, los picores, los champús, las lendreras, los contagios… Parece que la pelea nunca se acaba. Sin embargo, existen ciertas precauciones que pueden ayudar a evitar que nuestros hijos vengan a casa con la cabeza llena de habitantes, y también tratamientos efectivos para eliminarlos.

prevencion-piojos

Cómo prevenir los piojos

La doctora Nayra Patricia Merino de Paz, dermatóloga de Hospital Quirónsalud TenerifeEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Quirónsalud Costa AdejeEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que el uso de gominas, lacas y acondicionadores puede prevenir que los niños cojan piojos, ya que estos productos hacen que les sea más difícil agarrarse. Por otro lado, recomienda limpiar con agua caliente o alcohol todos los objetos que puedan transportar este tipo de insectos, como peines, gorras o toallas, y, lo que es aún más importante, no compartirlos. Otras costumbres que debemos adoptar son llevar a los niños al cole con el pelo corto o recogido y emplear dos o tres veces por semana una lendrera, muy especialmente si ya se han dado casos de contagio en la escuela. La manera correcta de emplearla es, según palabras de la dermatóloga "peinar el cabello húmedo con la lendrera sobre una toalla blanca durante 5 o 15 minutos, dependiendo de la longitud del pelo". Para que las liendres se desprendan con mayor facilidad se puede mojar el pelo con una mezcla de vinagre blanco y agua en proporciones iguales o con una disolución de ácido acético al 3,5%.

Por otro lado, la doctora Merino advierte de los efectos adversos de emplear tratamientos preventivos. No solo no cumplen con su objetivo, sino que puede provocar que los piojos muten, haciéndose más resistentes a los productos que tratan de eliminarlos, y dando lugar a lo que se está empezando a denominar "superpiojos".

eliminar-piojos

Los mejores tratamientos

Pueden ser de origen químico, por acción física o productos naturales. La dermatóloga nos explica que, dentro del primer grupo, el más utilizado es la permetrina, que necesita unas ocho horas de aplicación para ser efectiva. El mismo tiempo requieren los productos que asfixian a los insectos, como las vaselinas y siliconas, que son muy eficaces y seguras. Por último, los remedios naturales como el aceite del árbol del té, el coco, el ylang-ylang, el neem y otras plantas aromáticas pueden ser de ayuda pero lo cierto es que su eficacia no está demostrada.

Repetir el tratamiento es imprescindible para el éxito

La doctora Merino advierte que una de las causas por las que la terapia no llega a ser efectiva es que no se repite pasada una semana. "Todos los tratamientos deben repetirse a los 7-10 días, pues es el plazo en que los nuevos huevos tardan en eclosionar. Deben aplicarse sobre el cabello seco y aclararse con champú normal después del tiempo de actuación recomendado por el especialista".

También hace hincapié en que no es necesario que los niños dejen de ir a la escuela por este motivo, ya que tomando las precauciones necesarias no tiene por qué haber contagios. Los piojos, nos recuerda la dermatóloga, ni vuelan ni saltan de una cabeza a otra.

Etiquetas