Está claro que el estrés se ha convertido en el gran mal de la sociedad actual. Aunque el problema afecta a ambos sexos, en el caso de las mujeres los trastornos son aún mayores, ya que además se producen cambios hormonales. Estos cambios pueden inducir alteraciones del ciclo menstrual, problemas en el deseo sexual e incluso amenorrea (falta o desaparición de la menstruación), que si se asocia a bajos niveles de estrógenos por un periodo muy largo pueden ocasionar descalcificación ósea y atrofia de los órganos genitales.

Efectos del estres en las mujeres

La doctora Nuria Javaloyes Bernacer, psicóloga del Hospital Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica cómo afecta a la mujer el ritmo de vida desenfrenado en el que se ve inmersa en muchas ocasiones: "Muchas mujeres deciden embarcarse en la aventura de compatibilizarlo todo, intentando tenerlo bajo control. Así, se exponen diariamente a elevadas demandas cruzadas, tanto en el trabajo como en sus casas y con sus hijosexperimentando altos niveles de estrés crónico". Biológicamente, lo que sucede es que el nivel de hormonas de estrés se mantiene elevado durante todo el día, lo que a su vez origina la aparición de síntomas físicos como dolores de cabeza, contracturas, problemas intestinales o cardiacos e incluso una caída del sistema inmunológico. Este síndrome del estrés crónico, que así se denomina, provoca otro tipo de síntomas de carácter psicológico como angustia, frustración, irritabilidad, ansiedad, depresión o cansancio crónico.

Hasta aquí, todo es extensible al estrés en general, sea femenino o masculino, pero es que en el caso de las mujeres la situación se agrava al afectar a los niveles hormonales.

Cambios hormonales en los ciclos menstruales

La doctora Paula Soriano Lillo, especialista en ginecología y obstetricia del Hospital Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos detalla estos problemas. "Las alteraciones en el ciclo menstrual son uno de los problemas que presentan las mujeres con altos niveles de tensión, pudiendo volver irregular un ciclo que ha funcionado siempre ‘como un reloj’".

El cambio fisiológico modifica la liberación de una hormona, la GnRH, encargada de regular estos ciclos, que se produce a nivel cerebral y que se ve afectada cuando hay un alto nivel de estrés.

Efectos del estrés en las relaciones sexuales

Las situaciones de ansiedad y los altos grados de preocupación provocan tensión y entorpecen los mecanismos de respuesta sexual. "De forma física se manifiesta de varias maneras, destacando la falta de lubrificación vaginal", detalla la especialista.

El estrés disminuye la fertilidad

En muchas ocasiones el estrés severo produce amenorrea, lo que altera el sistema de reproducción femenino. Otros factores de riesgo asociados son la mala alimentación a la que se acostumbran estas mujeres y el retraso de la maternidad por encima de los 35 años y, en muchas ocasiones, de los 40. A esa edad aparecen con mayor frecuencia los ciclos sin ovulación y el porcentaje de gestaciones espontáneas disminuye.

Para concluir, la doctora Soriano recomienda iniciar conductas más saludables y tratar de seguir una dieta lo más equilibrada posible. Además, insiste en la necesidad de evitar recurrir a alivios engañosos del estrés como pueden ser el alcohol o el tabaco, tan perjudiciales a corto y largo plazo.

Etiquetas