La terapia con animales, ampliamente utilizada, se basa en los beneficios de la interacción entre un ser humano y un animal, y puede contribuir a la mejora del paciente tanto desde el punto de vista físico como emocional. Esto además cobra un interés especial en el caso de los niños, que por lo general muestran más ilusión por este tipo de experiencias, lo que de por sí aporta un valor añadido para ellos.

En el Hospital General de VillalbaEste enlace se abrirá en una ventana nueva se está desarrollando un ensayo clínico para demostrar los beneficios de la terapia asistida con perros, y para ello se han seleccionado pacientes pediátricos con síndrome de intestino irritable y dolor abdominal sin causas orgánicas. El hecho de escoger este tipo de individuos para el ensayo se debe a que estas patologías están muy asociadas en la infancia con situaciones de estrés en el ámbito familiar y escolar.

Terapia con perros para niños

¿Con quiénes se realiza el estudio?

Con niños de entre 8 y 12 años a los que esta patología les ha provocado alteraciones en su vida cotidiana como ausencias en el colegio, bajo rendimiento escolar y autoestima, o ansiedad. En todos los casos previamente se descartaron causas orgánicas.

Los perros son aportados por la asociación Afecto Animal, que recoge a estos animales en la calle y los adiestra para este fin, por lo que se garantiza que están sanos, son tranquilos y están acostumbrados a tratar con niños. Además, al finalizar el ensayo, cabe la posibilidad de que sean adoptados por las familias bajo ciertas condiciones.

¿En qué consiste esta terapia con perros?

Se trata de sesiones de 45 minutos en las que participan tres o cuatro niños, junto con sus padres. Durante ese tiempo los pacientes y las familias son escuchados por los especialistas, que son así capaces de identificar problemas de socialización o estrés.

El doctor Iván Carabaño Aguado, jefe del servicio de Pediatría del centro, nos explica que "participar en una actividad no competitiva con otros niños con los que comparten el problema mejora sus relaciones sociales, sin olvidar que, como es conocido, los animales ayudan a reducir las fobias y el estrés en los niños, y la misma ilusión de venir a interactuar con los perros funciona como hecho distractor que reduce el estrés".

Por su parte, el doctor Miguel Ángel Carro Rodríguez, pediatra digestivo del mismo hospital, añade que "la hipótesis con la que parten es que la terapia asistida con perros puede reducir el número de episodios de dolor y/o su intensidad".

¿Qué niños pueden beneficiarse de la perroterapia?

Por lo general, los que mejor responden al tratamiento son niños perfeccionistas, con un muy buen rendimiento escolar y alto grado de madurez y sentido de la responsabilidad. El especialista nos recuerda que "el estrés en los niños está infravalorado y suele pasar desapercibido. Ellos tienen una vivencia particular de su entorno y no siempre exteriorizan sus sentimientos, siendo frecuentes las quejas sintomáticas como el dolor abdominal, de cabeza o piernas".

Etiquetas