Como es habitual, con la llegada del otoño bajan las temperaturas y aumenta la humedad en el ambiente. Estos factores, junto con otra serie de condiciones meteorológicas, hacen que aumente la circulación de los virus culpables del resfriado común entre la población, una de las enfermedades más extendidas y que se repite cada año. A pesar de que conocemos diferentes remedios populares para prevenirlo y tratarlo, lo cierto es que, tarde o temprano, muchos acabamos en cama con un buen catarro.

Mitos y verdades sobre el resfriado

La doctora María Dolores Rodríguez García, responsable de la unidad de Medicina familiar del Hospital La Luz, nos explica que "mucha gente sigue tratando los resfriados con antibióticos, o piensa que el frío en sí mismo es la causa del catarro", pero estas creencias no son del todo ciertas. "Lo que ocurre es que las bajas temperaturas facilitan la transmisión de los más de 200 tipos de virus que pueden ser responsables de esta patología" añade la experta.

Y es que, aunque podemos coger un resfriado en verano, es más probable que se produzca en los meses de frío, ya que las condiciones meteorológicas favorecen la propagación de los virus. Además, debemos de tener en cuenta que estos virus cambian de características con cada nueva estación, por lo que es difícil que el organismo adquiera inmunidad permanente contra ellos.

Diferencias entre resfriado y gripe

Aunque comparten algunos síntomas, el resfriado y la gripe no son lo mismo. La gripe se contagia por un virus a través de la tos, los estornudos u objetos contaminados. Suele aparecer de forma repentina y tiene una duración mayor que el resfriado. Además, sus síntomas se presentan con mayor gravedad, por lo que sí cuenta con un tratamiento y una vacuna preventiva.

En cuanto al resfriado común, se trata de una infección vírica de las vías respiratorias superiores que puede estar originada por virus distintos. Por el momento no existe vacuna para prevenirlo ni un tratamiento específico para tratarlo, por lo que se suele recomendar descanso y algunos fármacos para aliviar el malestar. Se contagia por contacto con las mucosidades de las personas enfermas y, aunque generalmente no presenta complicaciones, en algunos casos puede derivar en una sinusitis, una bronquitis, una otitis o una neumonía.

Recomendaciones para prevenir el resfriado

Los expertos de la Unidad de Medicina familiar de La Luz nos ofrecen algunos consejos para tratar de escaparnos del resfriado este otoño-invierno:

  • Lavarnos las manos con frecuencia, evitar tocarse la boca, nariz u ojos con las manos sucias o después de haber manipulado objetos ajenos.
  • Mantener limpios los dispositivos personales o de trabajo que compartimos como el móvil o el teclado.
  • Ventilar con asiduidad las estancias, especialmente los lugares en los que se concentran un gran número de personas

Prevenir el resfriadoPrevenir el resfriado

Cómo tratar el resfriado común

Si no hemos podido evitar caer enfermos, los especialistas nos dan unas recomendaciones para minimizar sus efectos:

  • No automedicarse con antibióticos. La doctora Rodríguez asegura que hacerlo puede "provocar un mayor debilitamiento del sistema inmune y crear resistencia que mine la efectividad de este fármaco cuando sea necesario".
  • Los analgésicos y antiinflamatorios pueden ayudarnos a minimizar los síntomas.
  • Los descongestionantes nasales pueden ayudarnos, pero no debemos abusar de ellos ya que "tienen efecto rebote, por lo que no conviene usarlos más de dos o tres días seguidos" explica Rodríguez. También es bueno hacer lavados con suero fisiológico.
  • Evitar el tabaco, ya que su humo irrita las mucosas de las vías respiratorias y hace que sea más fácil que entren virus y bacterias.
  • Llevar una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales, hidratarnos bien y descansar nos ayudará a sintamos mejor.
  • Evitar contagiar a las personas del entorno tapándonos la boca y nariz al estornudar, lavándonos bien las manos y manteniendo una distancia prudencial al estar cerca de ellos.
Etiquetas