La gripe como enfermedad

Se trata de una enfermedad ocasionada por un virus que tiene la característica de propagarse muy fácilmente y que todos los años infecta a gran cantidad de personas. La gripe se propicia con la llegada del invierno y suele ser alrededor de la Navidad cuando más personas la contraen.

Los síntomas

La doctora Vanessa Pascual, jefa de Urgencias del Centro Médico TeknonEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que los signos pueden ser variados y aparecer todos o solo algunos, dependiendo de los casos. En general, se suele presentar:

  • Secreción nasal, congestión, estornudos e irritación de ojos
  • Fiebre súbita y malestar general
  • Dolor de cabeza, garganta y articulaciones
  • Tos, generalmente seca, que puede durar hasta dos semanas

Dos puntos importantes a tener en cuenta:

  • el periodo de incubación de la gripe es de aproximadamente dos días
  • los antibióticos no curan la gripe

Las claves de la gripe estacional
El contagio

La gripe es extremadamente fácil de contagiar, ya que basta un simple contacto entre manos o un estornudo. Para entender hasta qué punto es sencillo que el virus se transmita, hay que tener en cuenta que cuando una persona afectada tose o estornuda expele unas gotitas que contienen el virus y que se propagan por el aire, alcanzando a todas las personas próximas que lo puedan inhalar.

La prevención

Tal como recalca la especialista, el medio más eficaz de prevenir la enfermedad es la vacunación antigripal.

En cuanto a precauciones a tomar en la vida cotidiana, nos señala las siguientes:

  • Taparse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar, y tirarlo al cubo de basura. En caso de no disponer de uno, cubrirse con la parte superior de la manga.
  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón durante 10 o 20 segundos, y secarse bien. También pueden emplearse soluciones alcohólicas especializadas, sobre todo después de haber tocado superficies comunes como barandillas, pomos de puertas, teclados y ratones de ordenador, teléfonos, elementos para sujetarse en el transporte público y después de estornudar y sonarse.
  • Ventilar con frecuencia los espacios cerrados.
  • Limitar el contacto con personas infectadas.
  • No compartir comida ni utensilios como vasos, cubiertos, servilletas, etc.

Los grupos de riesgo

Por norma general, la gripe no pasa de ser una enfermedad molesta que acaba por remitir por sí misma pasadas unas dos semanas. Sin embargo, existen determinados grupos de riesgo que pueden presentar complicaciones y llegar a necesitar hospitalización. Estos son:

  • Mujeres embarazadas
  • Niños de entre 6 meses y 5 años
  • Ancianos
  • Personas con enfermedades crónicas específicas, cardiacas o pulmonares, con inmunodepresión, o asma
  • Trabajadores sanitarios

Etiquetas