No es solo percepción nuestra. También los profesionales de la salud reconocen que cada año el número de afectados en primavera por la alergia aumenta, en gran parte debido al cambio climático y a la mayor duración de la temporada polínica. Como consecuencia, aparecen los conocidos y molestos síntomas: picazón en nariz, garganta y ojos, rinitis, estornudos, congestión y secreción nasal y ojos llorosos.

"La rinitis puede perjudicar la calidad de vida por alterar la concentración a la hora de realizar las tareas diarias en el trabajo o en casa, interferir en el descanso de las personas, generar malestar físico y disminuir el rendimiento laboral o escolar", informa el doctor Antonio Luis Valero Santiago, jefe del servicio de Alergología de Hospital Quirónsalud BarcelonaEste enlace se abrirá en una ventana nueva. Un estudio realizado entre los 3000 pacientes de dicho servicio que han acudido a consulta el último año, muestra que las 1650 primeras visitas han sido como consecuencia de padecer una rinitis alérgica (55%), entre las cuales el 60% sufren alteraciones en su vida cotidiana, fruto de las alergias.

sintomas-alergia

Sin embargo, muchas personas que sufren esta patología permanecen sin diagnosticar, ya que confunden los síntomas con los del resfriado común. El doctor Víctor Matheu Delgado, alergólogo del Hospital Quirónsalud TenerifeEste enlace se abrirá en una ventana nueva, explica que la diferencia más notable entre la alergia y el resfriado común es que, si bien los síntomas de la primera se mantienen todo el tiempo que dura la exposición al alérgeno, en el caso del segundo, los mismos se prolongan durante unos días, en torno a una semana después de su aparición. Señala que aunque en ambos casos la persona puede sufrir estornudos y congestión nasal, e irritación de garganta y ojos, los que están resfriados suelen presentar además cansancio, dolores musculares y articulares, y en ocasiones fiebre.

Para que todos los afectados estén bien tratados, el doctor Matheu recomienda que todos aquellos que tengan alguna sospecha acudan al especialista, quien podrá determinar el desencadenante de la posible alergia y poner remedio o aminorar los síntomas.

En cualquier caso, ambos doctores coinciden en que cuando la alergia ya ha aparecido, lo mejor es tomar precauciones, en concreto ciertas medidas medioambientales como limitar las salidas al aire libre cuando los niveles de polen son elevados o hace mucho viento, mantener las ventanas de casa y el coche cerradas, utilizar gafas de sol, etc.

También recomiendan emplear fármacos y vacunas alergénicas. "Hoy en día, la alta eficacia de las nuevas generaciones de vacunas antialérgicas, con extractos cada vez más efectivos y potentes, así como las nuevas pautas de administración de inmunoterapia, hacen que los tratamientos tengan un alto rendimiento para mejorar la calidad de vida de los pacientes alérgicos a pólenes", concluye el doctor Matheu.

Etiquetas