Está claro que el cuerpo de la mujer está "programado" para ser madre de joven, y que la biología sigue su curso, pese a que socialmente esta programación esté reñida con la realidad de la mujer de hoy en día. Los cambios en la forma de vida y los roles tradicionalmente femeninos, junto con el aumento de la longevidad, han hecho que los embarazos sean mucho más tardíos que antiguamente. De hecho, en España la edad media para tener el primer hijo se sitúa en torno a los 31 años y quedarse embarazada a partir de los 40 ha pasado de ser un hecho aislado a algo dentro de la normalidad.

Pero la fisiología de la mujer marca sus pautas, y lo cierto es que a partir de los 35 años la fertilidad desciende. Y no solo eso, el deterioro cualitativo de la función ovárica hace que la tasa de abortos aumente en más de un 51% a después de los 40.

Los fectos de la edad en el embarazo

Por todo ello son tan importantes los cuidados en los embarazos en la cuarentena. La doctora Noelia Juárez Sabater, especialista en ginecología y obstetricia del Hospital Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, explica que "si bien todos los embarazos requieren hábitos de vida saludables, en el caso de las mujeres en edad algo más avanzada esto se acentúa, por lo que es importante aumentar los cuidados. Además, conviene valorar las posibles incidencias durante el embarazo y establecer medidas para poder prevenirlas".

La doctora Francisca Guirao Molina, también especialista en ginecología y obstetricia del Hospital Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, puntualiza que "en la cuarentena comienza a hacerse patente el envejecimiento de las células y también se pueden presentar las primeras manifestaciones del acortamiento de los ciclos". Se podría decir que el cuerpo de la mujer se prepara para la menopausia, disminuyendo las probabilidades de embarazo. Esta es una de las principales razones por la que actualmente existen tantas parejas con problemas de concepción.

En cualquier caso, tampoco hay que ser tremendista ni tenerle miedo al embarazo pasados los 40, aunque no sea lo más aconsejable. Hay que tener en cuenta que el número de embarazos tardíos que llegan a buen término sigue en aumento a medida que avanza la tecnología médica y la capacidad de matronas y obstetras para anticipar posibles complicaciones, tanto en los casos de gestación natural como de tratamientos de reproducción asistida.

Riegos más comunes de los embarazos tardíos

Anomalías cromosómicas. La más frecuente es el Síndrome de Dawn, que implica diferentes grados de retraso mental y algunas malformaciones de gravedad variable. El riesgo aumenta con la edad de la mujer.

Hipertensión arterial. En los extremos de edad, por debajo de los 20 y por encima de los 40, el riesgo de padecerla se duplica.

Parto prematuro. Dependiendo de los casos, puede conllevar la muerte o secuelas graves del bebé.

Diabetes gestacional. Es la alteración metabólica más frecuente durante el embarazo de edad avanzada y, sin control adecuado, puede afectar tanto a la madre como al feto.

Etiquetas