Las cenas con amigos, con familia, las compras, los nervios de última hora… Pese a que la Navidad es una época para disfrutar, la acumulación de comilonas, eventos y estrés puede convertirla en un momento de cierto peligro para nuestra salud.

Los especialistas de los hospitales Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva recomiendan no variar excesivamente los hábitos alimentarios y practicar ejercicio suave y aeróbico de modo regular. Igualmente, desde la Fundación Española del Corazón, nos recuerdan que son fechas de tranquilidad en las que deberíamos disfrutar de un buen sueño reparador por la noche y evitar las discusiones en familia.

cena-navidad-saludable

Consejos para terminar bien el año

No cometer excesos en comidas y cenas

Aunque a todos nos gusta permitirnos "algún lujo extra" en navidad, esto no quiere decir que todo valga y podamos ingerir todo tipo de alimentos. El doctor Miguel Ahumada, especialista en cardiología del Centro Médico Quirónsalud Orihuela, advierte: "una buena cena de Nochevieja podría consistir en pescado azul, carnes blancas (ave, conejo, etc) y, por qué no, algo de marisco; y para la comida de Año Nuevo podemos preparar unas legumbres o algo de verdura. No olvidemos que para evitar las digestiones pesadas es necesario moderarse al consumir alimentos en general. Además, los pacientes diabéticos, hipertensos o con niveles de colesterol altos, deben prestar especial atención, evitar la sal en lo posible, no olvidar su medicación y, por supuesto, no fumar".

Evitar el aumento de peso

Todo apunta a que las fiestas hacen que engordemos entre dos y tres kilos…. ¡que luego cuesta bajar! Lo ideal sería no subir de peso para evitar el riesgo cardiovascular y para ello basta con hacer ejercicio de manera regular o dar un paseo en los ratos libres y, por supuesto, intentar reducir la cantidad de calorías ingeridas.

Volver a la rutina lo antes posible pasadas las fiestas

No hay que dejar que el cuerpo se habitúe a los excesos. En cuanto pasen las fiestas conviene recuperarla dieta habitual, incorporar alimentos bajos en grasas y también en sal. También es aconsejable incluir fruta, verdura, pescado, cereales y algunos frutos secos.

Dormir las horas recomendadas

El descanso es funda para el corazón. De acuerdo con estudios recientes, dormir entre siete y nueve horas al día reduce hasta en un 65% el riesgo de padecer enfermedades de corazón, mientras que hacerlo poco se asocia con problemas de sobrepeso, hipertensión o colesterol. Por otro lado, se sabe que mientras se duerme la presión arterial baja, lo que resulta beneficioso para el corazón.

Prestar atención a los síntomas

A veces, cuando se detecta un síntoma no se le presta toda la atención que merece, en ocasiones por no preocupar a la familia en estas fechas. Pero es muy importante consultar rápidamente al cardiólogo para que no surjan complicaciones más graves.

Si hacemos caso a estas precauciones el final de año será más sano y, por tanto, más feliz, para preparar al organismo para un próximo año cargado de salud.

Etiquetas