Cada vez son más las personas que eligen operarse de miopía para decir adiós a las gafas y a las lentillas. Pero la operación de miopía no solo nos posibilita hacer nuestra rutina sin necesidad de llevar puestas las gafas, sino que va más allá. El doctor Pío García Gómez, especialista en Oftalmología del Hospital Quirónsalud de Vitoria, nos explica que los pacientes también consiguen una mayor calidad de vida.

Nuestro oftalmólogo nos responde a las preguntas más formuladas por los pacientes a la hora de plantearse formas de mejorar su vista. Quién puede optar a la operación, qué técnicas se utilizan y qué resultados se obtienen son algunas de las cuestiones que nos aclara el oftalmólogo.

¿A quién se puede realizar la operación de miopía?

Este tipo de intervención es aconsejable para personas:

  • Mayores de edad.
  • Que no presenten enfermedades congénitas del ojo.
  • En las que la miopía no haya sufrido cambios en un año.

¿Cómo es la operación de miopía?

Podemos elegir entre dos técnicas: Lasik y PRK. Ambas opciones consiguen una mejora en la vista del paciente y necesitan poco tiempo de recuperación. En definitiva, los resultados obtenidos son los mismos en un paciente operado por Lasik como para otro operado por PRK.

¿Cuáles son las ventajas del Lasik?

El paciente no sufre heridas en el ojo y notará que ve mejor un día después de la operación. El procedimiento comienza realizando un corte en el ojo que permite posteriormente aplicar el láser en el centro de la córnea. Para terminar, cierran la zona abierta.

Operación de miopía

¿Para quién recomienda esta técnica?

Para las personas que no tengan un ojo con tendencia a estar seco ni presenten una córnea demasiado fina. En estos dos casos sería más óptimo elegir el otro procedimiento posible, llamado PRK. En cualquier caso, para hacer una valoración más concreta hay que estudiar las características del ojo.

Háblenos de PRK

Esta técnica se distingue de la anterior en que el láser se aplica directamente sobre la córnea del paciente. En cuanto a la recuperación, se requiere un mínimo de tres días y un máximo de una semana. En este periodo de recuperación el paciente tiene que llevar puesta una lentilla pequeña que le permitirá seguir con su día a día. A partir de ahí se realiza un seguimiento de su mejoría.

¿Qué problemas puede presentar el paciente?

Después de la operación, recomendamos a nuestros pacientes que controlen cualquier señal extraña que puedan detectar en el ojo, tales como rojeces o dolores intensos. Estos pueden ser síntomas de una infección. No obstante, no es algo común y en ningún caso deriva a una ceguera.

¿La miopía se cura totalmente?

Nuestros pacientes acuden a consulta y eligen la operación de miopía precisamente para no volver a tener problemas de vista en un futuro. Y ésa es precisamente nuestra finalidad, ya sea con una u otra técnica. Para lograrlo es necesario que el paciente tenga las tres características citadas anteriormente, entre ellas, que en un año la graduación no se haya alterado. Por otra parte, si se detectara que la curación no ha sido completa, podría realizarse otra operación.

Etiquetas