La pérdida de cabello excesiva es un problema que cada vez preocupa a más personas. Prueba de ello es que en los últimos años han aumentado las consultas dermatológicas referidas a esta cuestión y también las demandas de injertos de pelo. El trasplante o microinjerto capilar es una de las posibles respuestas al problema de la alopecia. Sin embargo, no está recomendada en todos los casos, ya que se trata de una técnica de elevada complejidad en la que deben valorarse diferentes factores para poder determinar el éxito o fracaso de la misma.

Cuándo se aconseja trasplante capilar

La Dra. Marina Garrido Romero, cirujana de la Unidad capilar del Hospital El Pilar, nos explica que "los trasplantes capilares están indicados, tanto en hombres como en mujeres, que sufren de alopecia androgenética y algunas de tipo cicatricial" pero no son la mejor respuesta en todos los casos de pérdida de cabello. Por ello recomienda "consultar con un experto en Tricología médico-quirúrgica, para que nos confirme la causa real que está provocando la caída del cabello, descartando que se deba a patologías autoinmunes, tiroideas u otras causas" que requieran otro tipo de tratamiento.

La alopecia androgenética es aquella que se produce por factores genéticos y es una de las más comunes en nuestra sociedad. Pero existen otras, como la difusa o la areata, que pueden requerir de otro tipo de respuesta. Además, antes de realizar un microinjerto capilar el especialista debe valorar dos factores de gran importancia a la hora de determinar la idoneidad del tratamiento:

  • la extensión de la alopecia, con la que se determina el tipo y número de cirugías necesarias
  • la calidad de la zona del donante, que se refiere a la de densidad, grosor y tipo de pelo que utilizaremos para realizar la implantación.

Trasplante capilar para la alopeciaTrasplante capilar para la alopecia

¿Cómo se realiza la intervención?

La experta comenta que antes de iniciar el trasplante el cirujano debe plantear un diseño que resulte estéticamente correcto y "que permita aprovechar al máximo la cantidad de unidades foliculares extraídas, además de respetar la naturalidad y la anatomía de cada paciente". Después decidirá qué técnica va a utilizar teniendo en cuenta las características del caso y, una vez comience la intervención, se centrará en conseguir una extracción suficiente y adecuada: "deben crearse las incisiones de forma que se consiga una densidad, dirección y angulación correcta del pelo, por lo que la implantación debe realizarse de forma eficaz, rápida y sin dañar el folículo".

¿En qué consiste cada una de las técnicas?

Es importante que el cirujano que va a llevar a cabo el trasplante esté especializado, conozca y dominen las 2 principales técnicas de extracción de microinjerto capilar que existen -la Follicular Unit Strip Surgery (FUSS) y la Follicular Unit Extraction (FUE)- para que puede recomendar al paciente cuál es la mejor en su caso.

FUSS o de tira

Se extraen los pelos de la zona donante, generalmente la zona posterior o lateral de la cabeza, a través de una fina banda de piel con cabello, y posteriormente se sutura el área dejando una cicatriz estéticamente invisible.

FUE o de extracción folicular

Se introducen pequeños injertos de cuero cabelludo, obtenidos de la zona donante lateral o posterior, a través de pequeñas microincisiones en las zonas calvas o sin cabello. Estos injertos se han tratado y preparado anteriormente con ayuda de un microscopio.

Recomendaciones postoperatorias

La doctora nos explica algunos de los cuidados esenciales que se suelen recomendar tras un injerto capilar.

  • Proteger el cuero cabelludo del sol y otras agresiones medioambientales
  • Evitar el ejercicio físico intenso durante las tres semanas posteriores a la intervención
  • Tomar la medicación prescrita en las dosis y horarios pautados

Lavar la zona donante y la zona injertada con cuidado y suavidad, utilizando los productos de higiene adecuados. Además, se deben seguir las instrucciones de lavado que nos ha dado el equipo médico.

Etiquetas