Uno de los objetivos clave de cualquier tratamiento es poder personalizarlo, de manera que se pueda llegar a diseñar un procedimiento para cada paciente, que se ajuste a su situación particular. Gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías y aparatos médicos esto es cada vez más posible, y los tratamientos evolucionan aumentando su precisión.

acelerador-lineal-radioterapia-personalizada

En el campo de la radioterapia, la revolución ha surgido a partir de la aparición de una nueva generación de aceleradores lineales, capaces de aplicar procedimientos de altísima precisión, como la llamada radioterapia de intensidad modulada (IMRT), que permite aplicar altas dosis de radiación sobre el tumor a la vez que reduce el volumen de tejido sano expuesto a ella.

En esta línea, el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (HUFJD) ha incorporado recientemente un nuevo acelerador lineal de última generación, que cuenta con un sistema incorporado de rayos X con los que se obtienen imágenes TAC. Este sistema de imagen guiada, unido a las mesas robóticas de tratamiento, garantizan la precisión con la que se realizan las sesiones de radioterapia.

Este equipo facilita la aplicación de una terapia personalizada contra el cáncer, ajustada al máximo a las características concretas del tumor de cada paciente.

Equipo médico de Radioterapia de HUFJD

Otra de las características más novedosas de estos aparatos es la adaptación al movimiento del órgano que se irradia. Esto es una gran ventaja en el caso del cáncer de pulmón, ya que hay que tener en cuenta que el movimiento respiratorio produce importantes desplazamientos del tumor durante la irradiación.

La doctora Ana María Pérez Casas, jefa del Servicio de Oncología Radioterápica de HUFJDEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "los nuevos aceleradores permiten depositar dosis muy elevadas de radiación en volúmenes muy concretos de tejido tumoral, minimizando el daño en los tejidos sanos circundantes y consiguiendo un mayor control local de la enfermedad, lo que se traduce en una mejora de la supervivencia y de la calidad de vida del paciente. Además, la obtención de imágenes TAC que se adquieren de forma previa a las sesiones de tratamiento con el escáner que tiene incorporado el propio aceleradores ha supuesto un avance muy significativo en nuestro trabajo, ya que nos permite garantizar la precisión en la administración del tratamiento".

En resumen, "estas técnicas permiten administrar una radioterapia que cura más, lesiona menos y se puede administrar en menos tiempo; es como diseñar un traje de irradiación a medida para cada tumor y cada paciente, algo que solo es posible cuando se combinan tecnología punta y calidad asistencial", concluye la doctora.

Etiquetas