Las ondas de choque son capaces de reparar las fibras dañadas gracias a un mecanismo mediante el que se ejerce una percusión acústica muy acelerada, con picos de energíaenormemente altos, sobre una zona muy concreta. Su efectividad reside en la capacidad que tienen de aumentar la velocidad de síntesis del colágeno, que consigue a su vez que las fibras de los tendones se hagan más densas y rígidas. Durante el proceso también se mejoran el riego sanguíneo y la oxigenación.

ondas de choque rehabilitación

Su efecto es acumulativo y, tal como nos explica el Dr. Jesús Tinoco González, director del Servicio de Rehabilitación del Hospital General de CataluñaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, "el paciente puede notar mejoría a partir de la tercera sesión". También cabe destacar que la tasa de éxito está entre el 77% y el 80%.

En cuanto a su aplicabilidad, los especialistas del centro señalan las tendinitis cálcicas, epicondilitis o epitrocleitis (codo de tenista/golfista), fascitis plantas y otras lesiones plantares y de talón, así como síndromes facetarios como las patologías susceptibles de mejorar con el uso de esta técnica.

Etiquetas