Se trata de una malformación de la caja torácica que, a efectos estéticos, se traduce en un hundimiento en la zona del pecho. Se trata de una deformación congénita denominada pectus excavatum, que suele aparecer durante la primera infancia y que trae acarreados potenciales problemas de salud. Más allá de presentar este aspecto peculiar de la caja torácica, también puede producir complicaciones respiratorias, crear predisposición a sufrir procesos congestivos e infecciones bronquiopulmonares. "La deformación ósea puede acabar causando disminución de la capacidad pulmonar, compresión torácica y problemas en el diafragma", nos detalla el doctor Ignacio Muguruza, responsable del Departamento de Cirugía Torácica de los hospitales universitarios Rey Juan CarlosEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Fundación Jiménez DíazEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

Nueva técnica para operación de esternón

Tratamiento convencional

El problema fundamental que existe a la hora de corregir este problema es que los procedimientos de cirugía que se han empleado tradicionalmente son muy agresivos. La técnica Ravitch consiste en la sección del esternón y extirpación de varios cartílagos costales que permiten llevar este hueso frontal hacia adelante; dado el carácter invasivo de la intervención, conlleva una recuperación muy lenta. Por su parte, la técnica de Neuss resulta menos invasiva pero no deja de traer asociado un alto riesgo, ya que supone la colocación de barras que atraviesan trasversalmente el tórax pasando entre el esternón y el corazón, lo que forzosamente implica peligro para este último.

Técnica Pectus-up o Taulinoplastia

Consiste en practicar una incisión en el pecho a través de la que se fija un dispositivo que ejerce tracción sobre el esternón hasta lograr una posición más anatómica, evitando la cirugía abierta y la sección del esternón. Una vez colocado el dispositivo, se fija la placa al esternón y los cartílagos costales para mantener dicha ubicación tras la intervención.

En palabras del especialista, este nuevo procedimiento desarrollado por el doctor Carlos Bardajalí "permite la elevación del esternón sin necesidad de entrar en la cavidad torácica ni de extirpar cartílagos o seccionar el esternón".

En el Hospital Universitario Rey Juan CarlosEste enlace se abrirá en una ventana nueva y la Fundación Jiménez DíazEste enlace se abrirá en una ventana nueva se han llevado a cabo dos operaciones a dos jóvenes de 17 y 19 años respectivamente. "El resultado de los primeros dos casos en ambos hospitales ha sido excelente, sin presentarse ninguna complicación postoperatoria y con un muy buen resultado estético y funcional. Estamos seguros de que esta técnica, que incrementa el arsenal de opciones quirúrticas para estos pacientes, podría convertirse en una de las más utilizadas en el futuro próximo", concluye el doctor.

Etiquetas