Los fármacos anticoagulantes son un tipo de medicamentos empleados para prevenir patologías causadas o agravadas por coágulos o trombos sanguíneos, como embolias, trombosis, infartos o ictus, entre otros. Su mecanismo de acción se puede ver modificado por muy diversos factores externos como la dieta o la toma de otras medicaciones, por lo que es importantísimo llevar a cabo controles rutinarios de seguimiento que permiten establecer con exactitud las dosis personalizadas para cada paciente.

En la actualidad, estos controles se hacen de forma presencial, lo que obliga a los pacientes a desplazarse a los centros sanitarios, muchos de los cuales son personas mayores.

Monitorizacion online del tratamiento de anticoagulados

Con el fin de aliviar estas incomodidades, los hospitales universitarios Fundación Jiménez DíazEste enlace se abrirá en una ventana nueva, Infanta ElenaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Rey Juan Carlos, integrados en la red pública sanitaria madrileña, han puesto en marcha un programa pionero destinado a monitorizar online el tratamiento anticoagulante. En un primer acercamiento, actualmente se benefician del sistema 31 pacientes del primer centro, 20 del segundo y dos del último. Hay que tener en cuenta que para que se pudiera implantar esta práctica ha sido necesario dar una formación para asegurar que los pacientes o sus cuidadores fueran capaces de manejar un dispositivo con acceso a internet.

Pilar Llamas Sillero, jefe del Departamento de Hematología de dichos centros, nos explica: "En línea con el objetivo general de potenciar los servicios no presenciales, hemos diseñado este programa de control online que nos permite conocer en tiempo real el INR en sangre capilar de nuestros pacientes a través del Portal del Paciente.

Cómo funciona la monitorización online del tratamiento anticoagulante

A través del Portal del Paciente, este hace llegar a su hematólogo los valores de INR, además de cualquier comentario u otra información que le parezca. A continuación, el médico puede responder en tiempo real con las pautas a seguir, con la enorme ventaja de que todo ello queda archivado en su historia clínica electrónica.

Según palabras de la especialista, "la clave del programa es mejorar la calidad de vida de un amplio número de pacientes, no hay que olvidar que en torno a un 8% de los mayores de 65 años están anticoagulados, y que estos tratamientos requieren un control estricto para evitar un mayor riesgo de ictus o hemorragia. También hay un porcentaje considerable de pacientes jóvenes que gracias a este sistema podrán, además, mejorar su calidad de vida de forma notable".

Etiquetas