En los procesos de reproducción asistida la técnica de diagnóstico por imagen es vital, ya que se emplea la ecografía vaginal para obtener toda la información necesaria sobre el estado inicial de la paciente, tanto en relación a su reserva ovárica como al estado fisiológico del útero, lo que será determinante para la viabilidad del tratamiento. Además, también mediante la ecografía se sigue la evolución de los folículos una vez que este se ha iniciado.

Por ello, la calidad de las imágenes es de gran importancia. En el Complejo Hospitalario Ruber Juan BravoEste enlace se abrirá en una ventana nueva,Este enlace se abrirá en una ventana nueva recientemente se ha adquirido un nuevo ecógrafo (Ultrasonix Touch Q+) que, por su alta precisión, supone una gran mejora en el diagnóstico y seguimiento de los procesos de reproducción asistida.

Recuento y medida de folículos

Actualmente, el recuento de folículos sigue siendo la estimación más fiel de la reserva ovárica, que es el parámetro utilizado para valorar la fertilidad de una mujer. El procedimiento habitual para efectuar este recuento es una ecografía vaginal realizada en los primeros días del ciclo, en la que se detectan los folículos de entre 2 y 10 mm. Como es natural, la medida de este tamaño debe ser lo más exacta posible para la valoración de la respuesta funcional del ovario. Así será posible predecir las posibilidades reales de éxito de cada paciente.Ecógrafo de gran precisión para reproducción asistidaEcógrafo de gran precisión para reproducción asistida

Una vez iniciado el ciclo, también es necesario seguir el crecimiento de los folículos en fase de estimulación para conocer la evolución del tratamiento.

Este nuevo ecógrafo permite identificar automáticamente los folículos presentes en un volumen ovárico determinado y calcular su tamaño de manera altamente fiable y reproducible, reduciendo la variabilidad de un ecógrafo convencional.

El hecho de obtener esta medida de forma tan precisa hace que el seguimiento del crecimiento folicular sea más preciso y se pueda decidir con mayor acierto cuál es el momento más adecuado para realizar la punción folicular, y reduciendo el número de ovocitos inmaduros por ciclo.

Examen del útero materno

La tecnología 3D aplicada al transductor vaginal facilita la evaluación del útero materno de forma global. La información obtenida resulta de gran utilidad para el diagnóstico de algunas patologías específicas que pueden comprometer la fertilidad, como miomas uterinos, pólipos endometriales, adenomiosis, malformaciones uterinas y sinequias o adherencias uterinas.

La doctora Nuria López Velasco, especialista de la Unidad de Reproducción AsistidaEste enlace se abrirá en una ventana nueva del centro, añade que "la ecografía 3D define de forma más precisa la cavidad endometrial y la relación de los miomas con ella, lo cual es muy importante teniendo en cuenta que en un 3% de las pacientes estériles la causa son solo sus miomas. También nos permite realizar un diagnóstico más preciso de la zona de transición entre el endometrio y el miometrio, y su diagnóstico diferencial, detectar cuándo se está en presencia de un útero arcuato, tabicado o septo y bicorne, o detectar aquellos casos en los que no se logra un adecuado desarrollo endometrial a lo largo de varios ciclos, aun con suplementación hormonal".

Por su parte, el doctor Daniel Ordóñez Pérez, director de dicha Unidad de Reproducción AsistidaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, concluye que "este ecógrafo digital nos ha facilitado dar un salto de calidad asistencial en la atención a las pacientes, mejorando el diagnóstico y el seguimiento, y por tanto los resultados de los tratamientos".

Etiquetas