Los marcapasos inalámbricos son unos pequeños dispositivos en forma de cápsula que están revolucionando el campo de la cirugía cardiaca, y no es de extrañar. Hay que tener en cuenta que los marcapasos tradicionales se colocan mediante abordaje quirúrgico de la zona subclavia (cerca del hombro) para colocar el generador, precisan hacer un "bolsillo" bajo la piel y, además, el propio implante de claves puede provocar complicaciones por dislocaciones, fracturas, infecciones, etc. Y todos estos inconvenientes desaparecen con los marcadores inalámbricos.

El proceso de implante, vía catéter
Intervención para implantar un marcapasos inalámbrico

El acceso al corazón se hace a través de la arteria femoral, en la ingle, por la que se introduce un catéter. Cuando este llega al corazón entra en su interior y libera la cápsula en el ventrículo, donde queda alojada. "A diferencia de los marcapasos tradicionales, no se necesita operar al paciente para implantar o extraer el dispositivo, por lo que se reducen las probabilidades de infección, y evita cicatrices y la incomodidad de llevar un aparato bajo la piel. Así se supera otro inconveniente de los marcapasos convencionales, que deben ser extraídos si el electrodo se rompe o deja de funcionar, lo que requiere una operación compleja y arriesgada para el paciente", explica el doctor Xavier Viñolas Prat, director de la Unidad de Arritmias del Hospital Quirónsalud BarcelonaEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

Su pequeño tamaño, una de las claves

Marcapasos inalámbrico

El cardiólogo José Peña Hernández, del Hospital Quirónsalud MarbellaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos lo detalla: "el dispositivo Micra, de Medtronic, consiste en un marcapasos sin cables en miniatura, que tiene un volumen de menos de 1cc, es decir, diez veces menor que un marcapasos convencional. Se coloca directamente dentro del corazón y prescinde de electrodos".

Funcionalidad completa

En cuanto al funcionamiento se refiere, estos aparatos cumplen con todas las funciones que efectuaban los prototipos previos: ejerce de batería, estimula eléctricamente el corazón que sufre arritmia o se ha detenido, e informa a los médicos del estado completo del órgano.

Además, su programación se hace externamente mediante radiofrecuencia, de manera que envía los impulsos eléctricos a través de un electrodo instalado en el propio marcapasos, ajustándose a los niveles de actividad del corazón en cada instante sin necesitar cables.

Resumiendo, estos marcapasos inalámbricos ofrecen muchas ventajas frente a los tradicionales y es previsible que en un futuro lleguen a reemplazarlos.

Ventajas del marcapasos inalámbrico frente al convencional

  • Colocación sin operación quirúrgica
  • Postoperatorio sin complicaciones
  • Evita los problemas derivados del implante de electrodos
  • Sin cicatrices, lo que mejora la estética y la calidad de vida
  • Compatible con los sistemas de resonancia magnética
  • Adecuado para casi todos los pacientes

Etiquetas