¿Ciencia ficción o realidad? Cada vez la línea es más fina. Las películas en las que inteligencias artificiales controlaban las casas ya han quedado antiguas y actualmente no sorprende a nadie que la temperatura se regule sola, las persianas suban o bajen dependiendo de la hora, o podamos ver lo que pasa en la guardería de nuestros hijos directamente en el móvil.

En los hospitales la tecnología no se limita a los quirófanos y salas de diagnóstico. También ha llegado a las habitaciones. El proyecto HOLOS, dirigido por la Unidad de Ingeniería Biomédica del departamento de I+D+I y docencia de Grupo Hospitalario QuirónsaludEste enlace se abrirá en una ventana nueva, permite monitorizar el estado del paciente de forma continuada e informar al personal sanitario. Así, desde el control de enfermería en todo momento se dispone de información sobre la frecuencia cardiaca y respiratoria, y se generan alertas cuando las medidas alcanzan valores fuera de los rangos aconsejados. Estas alarmas son personalizables, de modo que la atención es totalmente individualizada. Por otro lado, existen sensores que detectan la presencia o no en la cama del paciente, lo que resulta de gran utilidad en los casos de reposo relativo o total, y otros que miden la agitación durante del sueño, la deambulación por la habitación y las posibles caídas. También se mide la temperatura de la habitación y la humedad relativa del aire, que pueden afectar a determinadas patologías.

infografía

En este proyecto han participado varias empresas de tecnología gallegas como Sivsa, Gradiant e Ictel y ha sido financiado parcialmente por el Mnisterio de Economía y Competitividad a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) mediante el programa FEDER-INNTERCONECTA Galicia de 2013.

Etiquetas