Una de las grandes preocupaciones de los pacientes afectados de hiperplasia de próstata es el temor a las consecuencias de una operación de próstata en su sexualidad. Sin embargo, el doctor Javier Romero Otero, especialista del servicio de Urología del Hospital La LuzEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos transmite que hay que estar tranquilos a ese respecto. Según sus propias palabras, "la experiencia indica que la gran mayoría mantiene la función eréctil que tenía antes de la intervención, e incluso hemos observado que en torno a un 10% la mejor". También nos explica que estos temores se pueden deber, en parte, porque se confunde este tipo de tratamiento con el que se realiza en los casos de cáncer de próstata. "En ese caso, la cosa cambia, ya que la operación de cáncer sí suele provocar impotencia en, al menos, el 50% de los casos", especifica el doctor.

Funcion eréctil tras operación próstata

"Lo que ocurre en el caso de la hiperplasia benigna de próstata es que, tras la vaporización o enuclaeación, la mayoría de los pacientes dejan de eyacular, pero llegar al orgasmo igual que antes y el placer es el mismo. Otra cosa es que ya tengan disfunción eréctil establecida entes de la intervención", continúa el especialista.

Procedimientos quirúrgicos para el tratamiento de hiperplasia de próstata

Cirugía abierta

Sigue siendo la técnica más empleada en los centros sanitarios, especialmente en los casos de próstatas grandes, ya que "consigue mejores resultados funcionales y efectos más perdurables en el tiempo". Lo malo es que, al fin y al cabo, se trata de un método altamente agresivo, que supone abrir el abdomen por lo que tiene un alto porcentaje de transfusiones y puede haber complicaciones en forma de sangrado.

Por estas razones se trata de evitar estas cirugías y recurrir a distintos tipos de láser que son, está claro, mínimamente invasivos.

Cirugía mediante láseres

El más extendido es el láser verde, que "vaporiza" la próstata, eliminando el tejido y evitando el sangrado mediante la fotocoagulación simultánea de los vasos sanguíneos. Sin embargo, tiene el inconveniente de que con el tiempo el tejido vuelve a crecer, por lo que en los últimos años se está optando por láseres como el Holmium, que consiguen una "enucleación" de la próstata. Es decir, la resección y extracción completa del tumor benigno a través de la uretra. Este tipo de láser cuenta también con la ventaja de poder ser utilizado en todo tipo de próstatas, sin la limitación de tamaño que presenta el láser verde, que no está indicado para próstatas mayores de 70-80 gramos.

Resumiendo, según la opinión del especialista del Hospital La Luz, el láser de Holmium es actualmente la única técnica capaz de equipararse en resultados funcionales la resección transuretral y la cirugía abierta, pero aportando mayor seguridad al paciente y minimizando el tiempo de ingreso hospitalario.

Etiquetas