Hay que tener en cuenta que la disfunción eréctil va más allá de un problema que afecta solo a las relaciones sexuales. Si bien es cierto que este es el conveniente más evidente y el que preocupa más a la sociedad, sobre todo en un primer momento, lo cierto es que en ocasiones no deja de ser una señal de alarma que avisa de otras patologías como ciertas enfermedades del corazón. Por ejemplo, un reciente estudio ha puesto de manifiesto que el 46% de los pacientes cardiopáticos sufren una disfunción eréctil, de los que un 75% presenta problemas leves de erección y un 67% tiene problemas de mantenimiento de la erección.

Hay que entender que la erección en sí misma es una respuesta fisiológica que depende de un perfecto funcionamiento del mecanismo vascular, endocrino y neurológico, por lo que son muchos los factores que le afectan. Por tanto, la disfunción puede darse tanto por cuestiones psicológicas como la ansiedad, la preocupación o el estrés, como por enfermedades cardiovasculares, diabetes, insuficiencia hepática y renal, depresión, aumento del colesterol y trastornos psicóticos (esquizofrenia).

Los factores de crecimiento como solución a la disfunción eréctil

Soluciones farmacológicas

Existen multitud de fármacos enfocados a facilitar la erección para responder al estímulo sexual. Los más frecuentemente empleados son los inhibidores de la 5 fosfodieteresa, que estimulan la erección y logran hacerla más duradera.

Factores de crecimiento para lograr la erección

El doctor Alessandro Oliverio, cirujano plástico del Hospital La LuzEste enlace se abrirá en una ventana nueva, está trabajando con un nuevo procedimiento de infiltración en el pene de plasma celular enriquecido, que está dando unos buenísimos resultados. "Los factores de crecimiento estimulan la regeneración de nuevos tejidos en los cuerpos cavernosos y la creación de nuevos vasos sanguíneos mejora la circulación en el interior del pene; con este nuevo tratamiento se logra mayor sentido del placer, con mejoría de las prestaciones sexuales y una reducción de la curva del pene en los casos de deformidad", nos explica el especialista.

¿En qué consiste el tratamiento?

El doctor nos lo detalla así: "Lo primero que necesitamos es obtener el plasma enriquecido, que tiene grandes propiedades regenerativas que se irán infiltrando en los tejidos genitales. Para ello se realiza una sencilla toma de sangre que se centrifuga para separar el plasma, las plaquetas y el resto de compuestos sanguíneos. Luego se infiltran las plaquetas concentradas y enriquecidas de proteínas bioactivas, que liberan factores de crecimiento para estimular la regeneración celular y acelerar la reparación de los tejidos".

Resultados visibles a corto plazo

En unas pocas semanas se empiezan a notar los resultados del tratamiento: erecciones más fuertes, más duraderas y con mayor sensación de placer.

Además, cabe destacar que el tratamiento se lleva a cabo de forma ambulatoria, en la propia consulta del médico. Para evitar las molestias de la infiltración en el pene, previamente se aplica una crema anestésica en la zona.

Etiquetas