Los avances tecnológicos están permitiendo que algunas operaciones, antes complicadas y de larga recuperación, se conviertan en procesos relativamente sencillos. En el caso de las cirugías de reducción de estómago, además, hay que tener en cuenta datos tan significativos como que en España alrededor de un 70% de la población sufre sobrepeso y de ellos un 30% son obesos.

tratamiento-obesidad-endosleeve

El doctor Diego Jesús Sánchez Muñoz, jefe del servicio de Aparato digestivo del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, nos comenta que "uno de los problemas a los que se enfrentan los pacientes que desean someterse a una operación de estas características es que los casos de sobrepeso y grados leves de obesidad no son candidatos a la cirugía bariátrica, por lo que su única opción, hasta hace bien poco, pasaba por dietas restrictivas, que aunque pueden ser eficaces a corto plazo, generalmente no mantienen sus resultados a medio ni largo plazo; en incluso algunas son peligrosas sin un control médico y nutricional adecuado. Esto al final conducía a situaciones frustrantes para los pacientes, que intentaban una y otra vez perder peso, pero volvían a recuperarlo. Pues bien, este es precisamente el grupo de pacientes candidato ideal para aplicar las nuevas tecnologías endoscópicas para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad".

¿En qué consiste el método Endosleeve?

Se trata de una técnica que reduce la capacidad total del estómago mediante la práctica de suturas en su pared, lo que se traduce en una mayor sensación de saciedad al ingerir poca cantidad de alimentos. La gran ventaja es que la intervención no precisa de incisiones, sino que se realiza vía endoscópica (oral). El especialista nos lo explica así: "A través de un endoscopio, se introduce en el estómago un instrumento específico que permite suturar desde el propio interior, consiguiendo una verdadera tubulización gástrica. Es un método mínimamente invasivo, la duración es de unos 60 minutos bajo anestesia general, el ingreso suele ser de menos de 24 horas y el postoperatorio es muy rápido y poco doloroso, sin riesgo de infección de herida quirúrgica, lo que permite al paciente reincorporarse a sus actividades cotidianas en pocos días".

¿Es necesario modificar los hábitos dietéticos?

Siempre que se lleva a cabo una operación de este tipo, es fundamental concienciar a los pacientes de la importancia de una dieta saludable. El doctor señala que se hace necesario cambiar los hábitos dietéticos y de estilo de vida, para lo que el paciente cuenta con el apoyo de un equipo multidisciplinar que realiza un programa de seguimiento nutricional y psicológico durante, al menos, un año.

Etiquetas