¿Qué es la meningitis y a quién afecta?

Se trata de una inflamación de los tejidos delgados que rodean el cerebro y la médula espinal, llamados meninges, que son los que dan el nombre a la enfermedad. Aunque no es una patología muy frecuente, sí es muy grave y puede llegar a ocasionar la muerte.

Cualquier persona puede desarrollar la meningitis, pero es más propia de individuos con el sistema inmune débil, como los niños y los sujetos inmunodeprimidos. En concreto, los bebés tienen una mayor probabilidad de sufrir una infección que se extienda al sistema nervioso central.

Detección de meningitis mediante ultrasonidos

Detección de la meningitis en la actualidad

Hoy en día, la forma más efectiva de diagnosticar la meningitis es a llevando a cabo una punción lumbar con el fin de analizar la presencia de glóbulos blancos elevados en el líquido encefalorraquídeo. De resultar positiva la prueba, se procede a confirmar el diagnóstico mediante un estudio bacteriano y virológico.

Tal como nos explica el doctor Fernando Cabañas González, jefe del departamento de Pediatría del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid Este enlace se abrirá en una ventana nuevay San JoséEste enlace se abrirá en una ventana nueva y pionero en la ecografía cerebral, este procedimiento presenta varios inconvenientes, pero el más importante en el caso de los bebés es que se trata de una prueba invasiva y traumática, y son la población a la que mayor número de punciones lumbares se realizan. Además, debido a la propia metodología, la muestra extraída puede contener sangre y no ser válida para el análisis.

Nueva técnica de diagnosis mediante ultrasonidos

La empresa New Born Solutions, con el apoyo del Hospital Universitario Quirónsalud MadridEste enlace se abrirá en una ventana nueva y otros centros de investigación, está desarrollando un dispositivo de detección de la enfermedad que funciona por ultrasonidos.

Se trata de un emisor de ultrasonidos de alta resolución, capaz de medir la concentración de glóbulos blancos en el líquido poco profundo de una zona determinada. De esta manera, el cabezal del aparato, con una punta muy fina, se sitúa en la fontanela del bebé y proporciona la lectura de celularidad. En caso de detectarse una alta concentración de glóbulos blancos, se supondría infección, que deberá analizarse. Pero si los niveles son normales, se podría descartar la meningitis sin necesidad de someter al bebé a una punción lumbar.

Sin duda, esta prueba diagnóstica se podría convertir en una herramienta de gran utilidad, nada invasiva, y que también sería válida para el seguimiento del tratamiento que hubiera que aplicar en caso de enfermedad, ya que sería posible analizar la concentración de glóbulos blancos en función de la medicación.

En estos momentos, el dispositivo se encuentra en fase de estudio, que se está llevando a cabo con bebés de menos de un año, ya que su sistema inmune es muy inmaduro y resultan ideales para establecer la validez del método.

Etiquetas