Ya queda menos para poder disfrutar del verano, el sol, la playa y el buen tiempo. Sacamos nuestra ropa de verano, nos la probamos y, cuando nos miramos al espejo, no nos gusta lo que vemos. A algunos nos pilla algo tarde para comenzar la "operación bikini", pero, por suerte, hoy día existen distintos tratamientos estéticos que nos permiten mejorar nuestro aspecto físico y nuestro cuerpo, y que ofrecen resultados cada vez más efectivos, seguros y menos agresivos con nuestro organismo.

Body Jet, una alternativa de doble uso

Body Jet es una revolucionaria técnica de liposucción que permite, en una sola intervención, eliminar la grasa de una zona, extrayéndola y conservándola para poder transferirla a otra parte del cuerpo. Tal y como explica la Dra. María Jesús García de Dihinx, jefa del servicio de Cirugía plástica y Reparadora del Hospital de Día Quirónsalud Zaragoza, "la grasa extraída, generalmente, se emplea para implantarla en otra zona corporal. Por ejemplo, puede usarse la grasa del vientre para aportar mayor volumen al glúteo, reconstruir el pecho o corregir defectos en el rostro". De esta forma los pacientes consiguen mejorar el aspecto de varias zonas de su cuerpo.

Liposucción BodyjetLiposucción Bodyjet

El tratamiento ofrece grandes resultados y está especialmente indicado en áreas de lipodistrofia, en las que la dieta y el ejercicio ya no resultan efectivos. La transferencia de la propia grasa hace que esta técnica sea efectiva no sólo en tratamientos estéticos, sino también en procesos de cirugía reconstructiva o en la corrección de defectos de tejidos blandos, cicatrices o heridas crónicas.

¿En qué consiste el tratamiento?

Para realizar el tratamiento de Body Jet se aplica anestesia local en el área corporal que se va a tratar. Después, se procede a eliminar los depósitos de grasa con unas cánulas especiales que emplean agua a presión para extraer las células sobrantes de la zona que queremos reducir y que, casi al mismo tiempo, aspiran los depósitos de grasa que se pueden reutilizar.

El uso del agua a presión permite realizar de forma más efectiva y precisa el proceso de infiltración–aspiración, evitando dañar los vasos sanguíneos y los tejidos próximos a la zona. Además, esta forma de tratar los depósitos grasos hace que se mantengan más viables para su posterior inserción en otra zona del cuerpo.

Ventajas del tratamiento

La técnica Body Jet ofrece numerosas ventajas respecto a la cirugía de liposucción tradicional, entre las que destacan:

  • Tratamiento 2 en 1. Permite tratar dos zonas a la vez en una única intervención.
  • Tratamiento menos invasivo. Requiere de anestesia local y no produce grandes daños en los tejidos circundantes de la zona a tratar.
  • Postoperatorio menos doloroso. La aparición de molestias y hematomas es mínima, la recuperación es más rápida y el paciente puede volver a su casa el mismo día de la operación.
  • Tiempo de intervención menor. La extracción de los depósitos de grasa se lleva a cabo de manera rápida, segura y efectiva.

Finalmente, esta técnica también permite extraer volúmenes de grasa mayores, siendo en estos casos el procedimiento algo más largo, por lo que el médico puede solicitar que el paciente pase un día bajo observación médica.

Etiquetas