Los pies son esa extremidad a la que apenas prestamos atención, pese a ser una parte muy importante de nuestra anatomía. De hecho, en ocasiones ignoramos que una desviación en los dedos puede hacernos sentir dolor en todo el cuerpo. Por eso, siempre es un buen momento para mirarlos y revisarlos.

Cirugía de piesCirugía de pies

Juanetes: por qué aparecen y cuál es su tratamiento

Es una de las deformidades del pie, cuyo término médico es Hallux Valgus, que afecta en mayor medida a las mujeres. Se trata de una desviación del dedo gordo hacia el otro dedo que tiene a su lado. Los juanetes provocan dolor y molestias y es necesario su tratamiento para evitar que perjudiquen la espalda o el estado físico general.

Entre los factores que originan este problema, se encuentran las posturas que adoptamos y nuestros antecedentes familiares. Para evitar que empeoren, es aconsejable el uso de zapatos anchos. En los casos más graves, se pueden eliminar con cirugía.

Cirugía percutánea como alternativa para tratar los pies

Hoy día se tratan con cirugía percutánea tanto los juanetes como los dedos de martillo, el pie de diabético, etc. Se han introducido importantes novedades en el quirófano que han permitido un cambio total en las operaciones de pies. De ello nos habla el doctor Guillermo Lipnizky Maschinist, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital La Luz, quien valora positivamente estas innovaciones: "Abren nuevas expectativas en las técnicas de cirugía mínimamente invasiva, por vía percutánea".

Resultado de la cirugía en el pieResultado de la cirugía en el pie

Nuestro cirujano nos recuerda que, hace unos años, la operación de pie requería el ingreso del paciente en el hospital, se producían inflamaciones, se utilizaba la "anestesia raquídea" … Actualmente el procedimiento es menos invasivo: la anestesia es local, el paciente puede volver a casa ese mismo día y los cirujanos obtienen imágenes "en directo" durante la intervención con el dispositivo llamado fluroscan.

Según nos explica nuestro podólogo: "Los equipos modernos nos proporcionan imágenes directas del pie sin tener que abrirlo y a través de pequeñas incisiones, estratégicamente localizadas con microinstrumental, vamos corrigiendo la deformidad utilizando un motor de revoluciones controladas con fresas especiales para quitar el sobrehueso".

Después de la operación, se coloca un zapato que protege el pie intervenido durante un tiempo estimado de treinta días. Pasados los siete días el paciente acude a la consulta para que se le retiren los puntos y se le haga un seguimiento. Para concluir la curación, tiene que realizar unos ejercicios de movilidad.

Recomendaciones para elegir nuestro calzado y evitar deformidades

Los zapatos que utilizamos afectan a la forma de nuestro pie y pueden llegar a entorpecernos cuando caminamos. Por eso, es importante valorar la comodidad y dejar de lado las cuestiones estéticas. Sobre todo, es recomendable que cumpla con estas características:

  • Sin tacones altos que nos hagan daño
  • Sin puntas
  • Sin hormas estrechas, y más cuando se nos haya diagnosticado algún problema en el pie

También hay que señalar que, haciendo uso de un mal calzado, podemos llegar a sufrir problemas:

  • circulatorios
  • sudor excesivo
  • heridas, ampollas y durezas
  • en la columna vertebral
Etiquetas