Los hospitales universitarios Fundación Jiménez Díaz, Rey Juan Carlos e Infanta Elena, y el Hospital General de Villalba han empezado a digitalizar los diagnósticos de las muestras recogidas en el servicio, organizan su actividad en red y trabajan de forma conjunta en un entorno virtual, intercambiando información y recopilándola en una base de datos conjunta a la que pueden acceder facultativos de diferentes especialidades y centros. Esta nueva forma de trabajar facilita el trabajo a los profesionales, reduce costes y tiempos de espera, y permite obtener unos resultados más precisos y eficaces.

Para el doctor Federico Rojo Todo, jefe del servicio de Anatomía patológica de los hospitales universitarios Fundación Jiménez Díaz e Infanta Elena, este proyecto supone "un salto tecnológico que implica una importante innovación en la organización del diagnóstico y un verdadero cambio en la forma de abordar la medicina". El experto está convencido que esta nueva forma de trabajar permitirá mejorar la calidad asistencial y el trabajo de los profesionales médicos.

Mayor fiabilidad en los resultados y en el diagnóstico

El trabajo de los especialistas del servicio de anatomía patológica no consiste únicamente en hacer un análisis de los tejidos que llegan al laboratorio, sino que realizan una interpretación de las alteraciones que observan en las muestras para presentar un informe personalizado al facultativo que le permita a definir la opción terapéutica más adecuada para cada caso y para cada paciente.

La anatomía patológica da un salto de digital a computacionalLa anatomía patológica da un salto de digital a computacional

En este sentido, el Dr. Pablo Javier Cannata Ortiz, especialista del servicio de Anatomía patológica del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, explica que este nuevo procedimiento "ayuda a dinamizar mejor el proceso, incluye nuevos protocolos que hacen que los diagnósticos sean mucho más eficaces y precisos, y mejora los flujos de trabajo para detectar casos positivos e informar de forma más ágil, para que el clínico tenga el resulto antes y pueda decidir qué hacer". Cannata asegura que esta nueva forma de trabajo "implica un salto de la patología digital a la computacional".

Beneficios frente al modo de trabajo tradicional

Esta iniciativa ofrece numerosas ventajas tanto para el trabajo de los profesionales médicos como de los pacientes:

  • Mejora la calidad asistencial de los enfermos
  • Permite realizar diagnósticos más precisos y de mejor calidad
  • Agiliza el flujo de trabajo entre los diferentes especialistas
  • Facilita el acceso de los diferentes especialistas a la base de datos de pruebas y diagnósticos con toda la información
  • Permite reducir costes
  • Se acortan los tiempos de diagnóstico

Investigación y mejoras para el futuro

Además de todas las ventajas diagnósticas y asistenciales mencionadas, esta iniciativa permitirá desarrollar algoritmos de inteligencia artificial que podrán aplicarse a la base de datos digital compartida, en la que se almacenan los diagnósticos, pruebas e imágenes de diferentes pacientes, para "automatizar el proceso de diagnóstico, analizar y comparar imágenes y detectar y reconocer patrones asociados a patologías concretas" según explica el Dr. Cannata.

De forma general, todos los avances que se están llevando a cabo en el servicio garantizarán, según Canatta, "una mayor rapidez, precisión, eficacia y calidad en los diagnósticos", y permiten seguir trabajando para desarrollar nuevos procesos con los que mejorar el diagnóstico histopatológico basado en la patología computacional y el uso de las nuevas tecnologías.

Etiquetas