Ingredientes

  • 2,5 kg de lubina
  • 4 tomates
    niña-cocinando
  • 50 g de azúcar moreno
  • 3 dientes de ajo fileteados
  • 100 ml de fumet de pescado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Zumo de 2 limones
  • Cebollino
  • Sal

Preparación

  1. Limpia bien la lubina de espinas y escamas, y corta raciones de aproximadamente 200 g. Haz un corte a cada ración, por la parte de la piel.
  2. Pela los tomates y retírales las semillas. Pica el tomate y colócalo en una sartén caliente, con el ajo y el aceite de oliva.
  3. Añade el azúcar moreno al sofrito, una pizca de sal y el fumet. Deja reducir.
  4. Coloca en el centro del plato un molde circular. En el interior del mismo, pon primero el sofrito de tomate y después la lubina.
  5. Alrededor del molde añade la salsa de la sartén y decora con cebollino.
  6. Sonríe.

¿Sabías que…

lubina-plancha-sofrito-tomate

  • La lubina es un pescado blanco, muy ligero, que esconde en su forma de pez una buena cantidad de magnesio. El magnesio facilita que duermas bien y que estés tranquilo, lo cual no está nada mal, ¿verdad? Estar nervioso es una lata.
  • El sabor ácido tan característico del limón se debe a que contiene ácido ascórbico, más conocido como vitamina C. Si te falta esta vitamina, la piel se te estropea y tu boca comienza a sangrar. ¿Te digo una curiosidad? En Perú les encanta tomar pescado crudo con zumo de limón: es lo que se conoce como "ceviche".
  • El cebollino es una ramita fina que sirve para decorar, pero también te la puedes comer. Si lo haces, conseguirás rellenar los depósitos de tu cuerpo con fibra, calcio, potasio, vitaminas… No te digo más. Merece la pena que lo pruebes.
  • A los médicos no nos gusta abusar de los azúcares. Pero, puesto a elegir, lo mejor es recurrir al azúcar moreno.

Etiquetas