Por su sabor, por sus propiedades nutricionales y por su óptimo punto de maduración, las verduras de temporada son una excelente opción para incluir en nuestra dieta. Del 21 de diciembre al 20 de marzo encontraremos en el mercado las típicas de invierno: alcachofas, acelgas, berenjenas, boniatos, brócoli, etc.

Además de traernos esta variedad de verduras, el invierno nos exige un mayor esfuerzo para preservar sus propiedades nutricionales. Los contrastes de calor y de frío, y la forma de cocinarlas hacen necesario que apliquemos algunas medidas para que no se estropeen.

Hemos hablado con la doctora Carolina Pérez Iglesias, especialista en nutrición de los Hospitales Quirónsalud Murcia y Torrevieja, para que nos aporte algunos consejos a la hora de preparar, cocinar y almacenar las verduras de invierno.

Cocinar verduras de inviernoCocinar verduras de invierno

Diez recomendaciones para aplicar en la cocina

Podemos mejorar la conservación de las vitaminas aplicando esta serie de acciones, desde el momento de su compra hasta el de su consumo. En concreto, nuestra doctora nos señala estas diez recomendaciones:

  • No compres más de lo que puedes comer. La Dra. nos recuerda que "cuanto más tiempo almacenemos las verduras, más nutrientes perderán". Por ello, antes de comprar, tenemos que planificarnos y calcular cuánto tiempo necesitamos para consumirlas.
  • Cómo debe ser su preparación.Nuestra nutricionista nos recomienda cortar las hortalizas en trozos grandes. Si lo hacemos en pedazos finos y, además, los ponemos en contacto con agua, es más probable que sus vitaminas se pierdan.
  • ¡No dejes las verduras en remojo! Es importante que estén lo menos posible sumergidas en líquidos, sobre todo si estamos usando lejía de uso doméstico.
  • Cómo cocinarlas.Para mantener sus propiedades nutricionales, es preferible consumirlas crudas o que estén preparadas al vapor, al horno, salteadas o cocidas con poca agua.
  • Tiempos de cocción breves. En este sentido nuestra nutricionista nos aconseja que las verduras se queden "al dente", es decir, cocidas, pero no en exceso. También nos recomienda echar las verduras en la olla cuando el agua esté hirviendo y enfriarlas en cuanto estén listas.
  • Cómo mantener el color verde. La Dra. Pérez nos da un truco para conservar el color de las verduras, que consiste en añadir al agua de cocción "un chorrito de vinagre o de zumo de limón".
  • Evitar envoltorios de plástico. Cuando calentamos los alimentos en el microondas, solemos usar bolsas de plástico u otros envoltorios. Según nuestra especialista, no hace falta e incluso hay que evitarlo.
  • Reutilizar el agua de cocción. Podemos aprovechar el agua que nos ha sobrado para preparar otros guisos o potajes.
  • Cómo debemos conservarlas.Si se trata de verduras cocidas en agua, es preferible que se consuman en ese momento. "No conviene almacenarlas cocidas", nos explica la Dra. Además, hay que tener en cuenta que, al recalentar las hortalizas, se pierden sus propiedades.
  • Cómo debemos consumirlas. El aliño también ayuda a mantener las vitaminas de las verduras. Entre las mejores opciones, la Dra. nos cita "el aceite crudo de oliva virgen extra" y "poca sal".

Verduras de inviernoVerduras de invierno

Motivos para elegir alimentos de temporada

Para nuestra doctora no existen dudas, siempre que podamos, es preferible comprar verduras y frutas típicas de la estación en la que nos encontramos. Aunque los supermercados nos permiten adquirir hortalizas fuera de temporada, no son tan sabrosas como las verduras de temporada.

"La naturaleza es sabia y nos ofrece en cada estación lo que necesitamos", añade la Dra. Pérez. Por este motivo, en invierno podemos disfrutar de frutas conocidas por su vitamina C, que es necesaria para reforzar el sistema inmunitario. Naranjas, pomelos, mandarinas, kiwis… forman parte de la lista. También hay verduras con las que podemos preparar cremas y sopas perfectas para los fríos invernales, como la coliflor, la calabaza y los calabacines.

Etiquetas