Estos estudios se realizan antes de comercializar cualquier sustancia destinada al diagnóstico o el tratamiento y son imprescindibles para conocer su comportamiento antes de ser utilizados con el fin para el que están diseñados.

Cómo se clasifican los ensayos clínicos

En función de su desarrollo clínico, se distinguen cuatro fases:

  • I Orientado a verificar por primera vez la seguridad de un nuevo fármaco en los seres humanos, por lo que se lleva a cabo con un grupo pequeño de voluntarios sanos.
  • II El objetivo es, una vez superada la primera fase y comprobado el buen curso del ensayo, obtener información preliminar sobre la eficacia del fármaco y establecer la relación entre dosis y respuesta. Para ello se administra a un grupo reducido de pacientes con características muy homogéneas para que puedan ser comparados los resultados.
  • III La administración se extiende a un mayor número de pacientes, de características más variadas, con el fin de comprobar la eficacia y seguridad del tratamiento experimental, comparándolo con otros tratamientos disponibles o, si no los hubiera, con un placebo.
  • IV Se trata del seguimiento del fármaco una vez ha sido comercializado y está encaminado a conocer la utilidad del tratamiento en pacientes en contextos clínicos reales.

Ensayos clínicos
Durante el año 2015 QuirónsaludEste enlace se abrirá en una ventana nueva desarrolló 876 estudios clínicos en los hospitales clínicos del grupo. La doctora Leticia Moral, directora corporativa de Asistencia, Calidad e Innovación nos detalla que "nuestra apuesta por el ensayo clínico obedece a que posee el nivel de evidencia más alto para demostrar si un producto, sustancia, medicamento o técnica, diagnóstica o terapéuticamente es la opción más adecuada con los conocimientos científicos que existen en ese momento, y donde las variables estadísticas están más controladas para evitar sesgos".

Cuáles son las especialidades médicas con más ensayos clínicos

Aunque se abarcan todas las especialidades médicas, la mayoría de estos ensayos se centran en las áreas de oncología y neurología. La primera reúne más de un 20% de los estudios realizados, y alrededor de un 30% si nos referimos específicamente a ensayos clínicos en nuevos tratamientos oncológicos. Y es que, en palabras de la propia doctora Moral, "la investigación clínica en oncología cobra una especial relevancia dada la necesidad que existe de continuar avanzando en el conocimiento y en la lucha contra el cáncer".

Los tipos de tumor con mayor número de ensayos son los de pulmón y mama, aunque muchos estudios son más generales y están relacionados con tratamientos orientados a la identificación de mutaciones y a la personalización de tratamientos.

En el campo de la neurología, que le sigue en relevancia, los ensayos están enfocados a patologías neurodegenerativas como el párkinson, la esclerosis múltiple y el alzhéimer, enfermedades que abarcan el 52% de todos los estudios realizados.

Etiquetas