El de pulmón sigue siendo el cáncer que más muertes causa en el mundo: está presente en el 18% de los casos y provoca 1,37 millones de muertes al año. Una de los motivos de esta elevada mortandad es que el diagnóstico se realiza de forma muy tardía, y de hecho en el 80% de los casos se hace cuando el cáncer ya se ha extendido a otras partes del cuerpo.

Cribado de cáncer de pulmón mediante tomografía

Por esta razón los expertos insisten tanto en la importancia de un diagnóstico precoz que permita detectar estos tumores cuando aún existen posibilidades de ser tratados con éxito. Y esto se puede conseguir mediante los llamados screenings o cribados.

Cribado de cáncer de pulmón

En este sentido, el doctor José María Echave-Sustaeta, jefe del servicio de Neumología del Hospital Universitario Quirónsalud MadridEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "el cáncer puede ser detectado en estadíos más precoces con el uso de la tomografía computerizada de baja radiación. Esta prueba permite identificar el tumor en una fase anterior, cuando forma pequeños nódulos en el pulmón, y antes de que se extienda a otras zonas del organismo. Esta tecnología ha aumentado la tasa de curaciones."

De hecho, se ha demostrado que cuando el cáncer de pulmón se detecta en fases precoces (I o II), se puede curar mediante cirugía en un 50% de los casos.

Por otra parte, un estudio ha puesto de manifiesto que el cribado anual utilizando la tomografía computerizada de baja radiación consigue reducir la mortalidad en al menos un 20%.

A quiénes va dirigido el cribado de cáncer de pulmón

Está recomendado en personas con alto riesgo de padecer cáncer de pulmón. Es decir, aquellas que se encuentren en la franja de edad entre los 55 y 74 años, con una historia de tabaquismo de al menos 30 años fumando una cajetilla diaria de cigarrillos, o de 15 años si se consumen dos paquetes al día. También entran en este grupo las personas exfumadoras que lo hayan dejado hace menos de 15 años.

Evolución de un cancer de pulmón por tomografía
Evolución de un cancer de pulmón por tomografía

Las tomografías de estas características cuentan además con la ventaja de no suponer exposiciones elevadas a radiaciones. De hecho, la dosis de radiación a la que se somete el paciente equivale a una cuarta parte de la que una persona sana recibe de fuentes naturales a lo largo de un año.

En cualquier caso, el especialista hace hincapié en que la medida más eficaz para reducir la incidencia del cáncer de pulmón sigue siendo el abandono del tabaquismo. "Cualquier actuación de diagnóstico precoz debe ir de la mano de un programa de abandono del hábito tabáquico", concluye.

Etiquetas