La vista es uno de los sentidos que más utilizamos en el día a día. Por ello, cualquier patología que puedan sufrir nuestros ojos afecta nuestra rutina y deteriora notablemente nuestra calidad de vida. Las cataratas son una de las enfermedades oftalmológicas más incapacitantes, ya que provocan una sensación de visión borrosa que nos impide realizar con normalidad algunas tareas habituales como leer, reconocer expresiones de un rostro amigo o conducir un coche.

¿Por qué aparecen las cataratas?

El término cataratas hace referencia a la pérdida de visión que se produce por el envejecimiento del cristalino, una estructura pequeña, transparente y elástica que tenemos en el interior del ojo y que nos ayuda a enfocar los objetos cercanos. Cuando el cristalino envejece, se vuelve más rígido y aparece la presbicia o vista cansada, una patología que nos impide ver bien de cerca.

Con los años, el cristalino se va haciendo cada vez más opaco, dejando pasar cada vez menos luz al ojo y restándonos visión. Al principio esta opacidad es menor y afecta sólo a una parte del ojo, pero con el paso del tiempo se vuelve más densa y acaba distorsionando toda nuestra visión. Por norma general, las cataratas se desarrollan lentamente y pueden afectar a uno o a ambos ojos.

Principales síntomas de las cataratas

CataratasCataratas

Los expertos del servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos nos explican que el síntoma principal de esta patología es una pérdida de agudeza visual que no mejora con corrección óptica. Esta dificultad de visión es mayor cuando la persona trata de ver desde lejos y, en algunos pacientes, mejora en la visión próxima, aunque no lleven puestas sus gafas de vista cansada. Otras de las señales que nos pueden advertir de cataratas son:

  • Dificultades para ver los colores. Se aprecian en un tono más apagado o menos nítido
  • Visión opaca o borrosa
  • Mayor sensibilidad a la luz y al resplandor
  • Dificultades para ver bien en la noche
  • ¿Se pueden distinguir a simple vista?

Los especialistas nos explican que no es posible detectar si una persona tiene o no cataratas a simple vista, y que para saberlo hay que realizar un examen al paciente, con la pupila dilatada y en una lámpara de hendidura. No obstante, comentan que, en ocasiones, es posible intuirlas en personas que presentan cataratas muy maduras, cuando les hacemos una foto con flash, ya que el típico reflejo rojo de los ojos desaparece y se torna blanco, un factor que se conoce como leucocoria.

Factores de riesgo en la aparición de cataratas

Aunque es más frecuente que aparezcan en la edad adulta por estar relacionadas con el envejecimiento del cristalino y de hecho se suelen desarrollar entre los 55 y los 60 años, hay otros factores de riesgo que pueden influir en la aparición de cataratas antes de esa franja de edad, como son:

Cirugía de cataratasCirugía de cataratas

  • La diabetes
  • El uso continuado de tratamientos con corticoesteroides
  • La existencia de traumatismos o heridas oculares
  • Factores genéticos hereditarios
  • Las cataratas congénitas en bebés. Aparecen cuando nacen o se desarrollan en la niñez.

¿Existe tratamiento para las cataratas?

Por el momento no existe un tratamiento médico o fármaco que deshaga la opacidad del cristalino ni prevenga la aparición de las cataratas, por lo que el único procedimiento con el que se pueden curar es la cirugía. Se trata de un proceso eficaz y seguro en el que se sustituye el cristalino envejecido que nos produce los problemas de visión por una lente intraocular personalizada y adaptada a las necesidades del paciente. La cirugía es ambulatoria y no suele durar más de 10-15 minutos, por lo que el paciente puede hacer vida normal al poco de la misma, siempre que cumpla con las indicaciones del médico.

Etiquetas