El procedimiento habitual para seleccionar embriones pasa por la obtención sistemática y repetitiva de imágenes de los mismos, para lo que es necesario sacarlos de la incubadora en la que se conservan. Posteriormente, y en función de su morfología, el especialista selecciona los que considera más viables. El problema de esta práctica es que está basada en criterios subjetivos, que no solo varían entre diferentes clínicas, sino que incluso dependen del propio profesional que realiza la valoración.

Mejora en la selección de embriones para fecundación in vitro

Sin embargo, recientemente ha aparecido una tecnología nueva, denominada Eeva, que se utiliza hace tiempo en el extranjero y que ya se está introduciendo en nuestro país. Este método diagnóstico ofrece la gran ventaja de preservar las condiciones óptimas de almacenamiento de los embriones, ya que capta las imágenes dentro de la propia incubadora, eliminando así cualquier posibilidad de dañarlos.

Desde el punto de vista del criterio de selección del embrión, esta técnica complementa el aspecto morfológico tradicional con un estudio basado en los tiempos de división celular que es, obviamente, más objetivo y evita las diferencias entre especialistas.

Juan Íñiguez Tornero, embriólogo y director del laboratorio de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos habla de sus ventajas: "Este sistema incorporado al trabajo de laboratorio nos ayuda a seleccionar el embrión con mayor capacidad para implantar, lo que nos dota de unos medios más objetivos y disminuye la diferencia de criterios entre embriólogos a la hora de seleccionar los embriones".

Otro de los aspectos beneficiosos de esta novedosa técnica a tener en cuenta es la agilidad que supone. Gracias a ella se dispone de información sobre la viabilidad del embrión en menor tiempo, lo que reduce la duración del proceso y acorta el tiempo de espera para las parejas que recurren a los tratamientos de fecundación in vitro.

Finalmente, también hay que resaltar que este procedimiento reduce los embarazos múltiples, ya que, al seleccionar un embrión con más posibilidades de evolucionar, se disminuye el número de embriones implantados y, con ello, la tasa de embarazos múltiples.

El doctor Javier Díaz García-Donato, especialista de la misma unidad, afirma que "la innovación en reproducción asistida es una obligación de los profesionales, siempre con el fin de obtener los mejores resultados en menos tiempo y con el menor coste para los pacientes. Además de conseguir el fin último de que nazca un niño sano, se trata de implementar sistemas menos invasivos, más objetivos y que nos aporten la mayor información posible sobre los enbriones".

Etiquetas