Este tipo de cáncer es el segundo con mayor número de diagnósticos a escala mundial entre la población masculina. Además, aunque es la más grave, no es la única dolencia que presentan los varones a partir de 50 años, que es cuando suelen empezar a aparecer los problemas de próstata.

Nuevas tecnologías al servicio del tratamiento del cáncer de próstata

En la actualidad, las técnicas más habituales para la evaluación y diagnóstico del carcinoma de próstata son el PSA (siglas inglesas de Antígeno Prostático Específico), el tacto rectal o la biopsia, que conllevan procedimientos invasivos o molestos para los pacientes.

Por esa razón, hoy en día "las técnicas de imagen van ganando protagonismo como medio opcional y complementario, ya que son capaces de proporcionar mayor información sobre la enfermedad y una evaluación temprana de la efectividad de los tratamientos. Y todo ello con medios incruentos y sin molestia alguna para los pacientes", tal y como nos explica el doctor Luís Martí Bonmatí, jefe del servicio de Diagnóstico por Imagen de Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

avances-cancer-prostata

Aprovechando estos avances tecnológicos, la Unidad de Ingeniería Biomédica de este centro ha puesto en marcha un estudio de cuantificación de imagen para establecer rangos precisos de normalidad y enfermedad mediante biomarcadores de imagen obtenidos por resonancia magnética para el estudio del cáncer de próstata. El doctor Roberto Sanz Requena, ingeniero biomédico de dicho hospital, nos describe el proceso: "Los estudios de cuantificación nos aportan información sobre el movimiento de agua por parte del tejido, lo que nos permite detectar cuáles son las zonas afectadas por el carcinoma. Esto es posible gracias a que se da una disminución de la difusión del agua en los tejidos tumorales respecto a los sanos, de manera que se puede conocer la agresividad del tumor a través de la perfusión sanguínea, detectando aquellas zonas que tienen un mayor aporte sanguíneo. Finalmente, hacemos los análisis metabólicos de la próstata, donde se produce un aumento de ciertos compuestos químicos relacionados con la presencia del tumor".

Hiperplasia benigna de próstata

Además del cáncer, entre los problemas de próstata más frecuentes se encuentran la prostatitis y la hiperplasia benigna de próstata (HBP). En relación a esta última, el doctor Emilio López Alcina, especialista en urología y responsable de la Unidad de Láser Prostático de Hospital Quirónsalud Valencia, nos explica que "a partir de los 50 años la mitad de la población masculina española manifiesta algún signo relacionado con la esta dolencia".

Normalmente, los síntomas no aparecen de repente sino que empiezan a presentarse gradualmente. Suelen detectarse problemas al orinar, además de la urgencia y la incontinencia, que provocan la continua necesidad de ir al baño por la noche, infecciones urinarias recurrentes o incluso sangrado al orinar. El doctor recomienda recurrir al especialista si se presenta cualquiera de estos síntomas, así como someterse a reconocimientos urológicos anuales a partir de los 50.

Aunque esta dolencia suele reaccionar bien ante el tratamiento con fármacos y alguna modificación en el estilo de vida, "si la sintomatología empeora o si aparecen complicaciones, a veces es necesario recurrir a la cirugía", aclara el doctor. También recomienda las técnicas de láser, que permiten tratar la HBP de manera mínimamente invasiva, no requiere hospitalización y reduce al mínimo los efectos secundarios.

Etiquetas